28 septiembre 2011

Fusil FN SCAR



El SCAR, acrónimo de Special Forces Combat Assault Rifle, es un fusil modular diseñado y fabricado por la compañía de armamento Fabrique Nationale de Herstal (FN) para el Mando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos (SOCOM), cumpliendo así con los requerimientos de la competición SCAR.

Esta familia de fusiles comprende dos versiones distintas, el SCAR-L / Mk 16 Mod 0 (Light; ligero) de calibre 5,56 × 45 mm OTAN y el SCAR-H / Mk 17 Mod 0 (Heavy; pesado) de calibre 7,62 x 51mm OTAN. Ambas se encuentran disponibles en variantes con cañón largo y corto para el combate a corta distancia. El sistema FN SCAR inició una pequeña fabricación para realizar pruebas en junio del 2007 y fue programado para uso limitado a finales del mismo año.

Prototipo inicial del FN SCAR-L.Está disponible en dos calibres diferentes y variantes de corto y largo alcance. Fue declarado ganador de la competencia organizada por el SOCOM, iniciada en el 2003, para seleccionar un nuevo fusil para las unidades de operaciones especiales. Entre los demás competidores se encontraba Colt y Robinson Armament XCR. Heckler & Koch presentó el XM8 como opción de remplazo para la carabina M4 y el fusil de asalto M16, pero el programa fue cancelado.


Enhanced Grenade Launching Module (EGLM):

Introducido en 2004 como una adición, el EGLM (oficialmente conocido como el FN40GL o Mk 13 Mod 0), es un lanzador de granadas de 40 mm sobre la base de la 'GL1' diseñado para el F2000. El FN40GL se comercializa tanto para el modelo L como H, según sea la variante del SCAR apropiada.




Especificaciones Técnicas:

Tipo: Fusil de asalto (SCAR-L) / Fusil de batalla (SCAR-H)
País de origen: Bélgica / Estados Unidos
Diseñador: FN Herstal
Fabricante: FNH USA
Sistema de disparo: Recarga accionada por gas, cerrojo rotativo
Cadencia de tiro: 625 disparos/min

Variantes:
SCAR-L (Mk 16 Mod 0)
SCAR-H (Mk 17 Mod 0)

Peso:
3,29 kg (SCAR-L Standard)
3,58 kg (SCAR-H Standard)

Longitud del cañón:
253 mm (SCAR-L Short)
351 mm (SCAR-L Standard)
457 mm (SCAR-L Long)
330 mm (SCAR-H Short)
400 mm (SCAR-H Standard)
500 mm (SCAR-H Long)

Munición:
5,56x45 mm OTAN (SCAR-L)
7,62x51 mm OTAN (SCAR-H)

Cargador Estándar:
30 cartuchos (SCAR-L)
20 cartuchos (SCAR-H)

Velocidad máxima:
875 m/s (SCAR-L)
802 m/s (SCAR-H)







Despiece de un fusil SCAR


23 septiembre 2011

FAME e IWI inauguran en el Perú planta de ensamblaje de fusiles Galil ACE




La Fábrica de Armas y Municiones del Ejercito (FAME) e Israel Weapons Industries (IWI) inauguraron, en sus instalaciones ubicadas en la ex Hacienda Nieveria (Chosica), la Planta de Ensamblaje de fusiles Galil ACE. A la ceremonia de inauguración asistieron el Vice-Ministro de Recursos para la Defensa: Lizandro Maycock Guerrero, el Gerente General de FAME: general EP (r) Juan Moran Lambruschini y el Gerente Regional de Marketing de IWI: Nathan Hendler, así como altos mandos del Ejército, Marina de Guerra y Fuerza Aérea del Perú.

La puesta en marcha de la planta de ensamblaje de fusiles Galil ACE - se realiza en el marco del Convenio Tecnológico y de Cooperación Industrial suscrito entre FAME e IWI a mediados de 2010, que permitirá además la transferencia de tecnología al Perú. La planta, con sus capacidades a pleno y con personal debidamente capacitado, estará en condiciones de ensamblar unos 2,000 fusiles Galil ACE por mes.

La familia de fusiles Galil ACE, que incorporan piezas rediseñadas, uso de materiales compuestos y una serie de innovaciones acordes con las exigencias del campo de batalla moderno, comprende las versiones 21 de 5.56 x 45 mm, 31/32 de 7.62 x 39 mm. y 52/53 de 7.62 x 51 mm. Su diseño admite no menos 4 rieles picatinny lo que permite la posibilidad de ensamblar, en la parte superior, lentes de aumento MX3, miras reflex Mepro21 o láser, visores nocturnos o linternas tácticas; mientras que en el inferior una empuñadura de asalto o bien un lanzagranadas M-203 de 40 mm. (Alejo Marchessini / Corresponsal de Grupo Edefa en Lima)


FUENTE:
Defensa.com

22 septiembre 2011

Estación de la NASA en el Perú ya rastrea 18 satélites artificiales




La Estación de Rastreo de Satélites de la Agencia Espacial Estadounidense (NASA) situada en el distrito de Characato, provincia de Arequipa, en el sur peruano, ya monitorea 18 satélites artificiales, informó hoy su director, Raúl Yanyachi Aco Cárdenas, a la Agencia Andina.

El encargado del centro explicó que el sistema de rastreo Laser Ranging System TLRS-3 es capaz de seguir un satélite con un error de diez milésimas de grado. “Este trabajo busca medir de forma precisa la distancia del satélite cuando pasa sobre el observatorio, a través de un pulso de luz láser verde disparado desde la estación satelital”, comentó el experto.

Como producto del rastreo se obtiene, entre otros datos, parámetros de orientación de la Tierra (movimiento del polo de rotación, duración del día) y distribuciones de la masa del planeta. La estación opera las 24 horas durante cinco días a la semana, con personal especializado.

Los satélites rastreados están ubicados desde 295 hasta 5850 kilómetros de altura. El seguimiento es de interés de las agencias espaciales que colocan sus satélites en el espacio y que solicitan los servicios de la Organización Mundial de Rastreo de Satélites por Láser, a la cual pertenece la NASA, con ocho estaciones distribuidas alrededor del mundo.

La estación de Arequipa funciona desde 1959, y bajo un convenio de cooperación con la Universidad Nacional de San Agustín (UNSA) se adquiere el terreno en el distrito de Characato, especialmente destinado para el observatorio. Un convenio directo con la NASA, vigente desde 1983, expone también que la UNSA designe profesionales para que dirijan el centro bajo la supervisión constante de expertos de la NASA, la cual proporciona y renueva constantemente los equipos.

“La decisión de instalar esta estación en Arequipa obedeció a su buen clima, altura y a su cielo siempre despejado, condiciones que son necesarias para el desarrollo de sus actividades”, señaló Yanyachi.


FUENTE:
Infoespacial.com

19 septiembre 2011

Fallecen dos militares en ataque a helicóptero MI-17 del Ejército Peruano



Una emboscada presuntamente efectuada por remanentes terroristas en una quebrada ubicada en San Martín de Pangoa, departamento de Junín, cobró la vida de dos oficiales del Ejército del Perú, piloto y tripulante de un helicóptero MI-17 (EP-617) de la institución militar.

De acuerdo a versiones de testigos, el helicóptero se había desplazado a la zona para rescatar (y trasladar a un centro médico) a un soldado herido, tras la detonación de una mina anti-personal. La aeronave fue impactada por municiones disparadas por armas de largo alcance en momentos en que se elevaba de la cima de la quebrada Chorobamba, para retirarse del lugar, a aproximadamente las 17:30 horas, tiempo local.

Producto de los disparos, falleció el piloto del helicóptero, teniente coronel Esneider Ernesto Vásquez Silva (43 años) y el oficial a cargo de la patrulla de rescate, capitán Jenner Alberto Vidarte Campos (35 años).

El lamentable suceso, no llegó a mayores gracias a la oportuna intervención del co-piloto, que asumió el control de la aeronave. Existen, sin embargo, un número no determinado de heridos.

En declaraciones a la prensa, el presidente del Perú, Ollanta Humala, manifestó su rechazo frente a este acto de insanía, de gente que cree que la vía de la fuerza es el camino para imponer una forma de vida, rechazado por el pueblo peruano.

El 11 de marzo de 2011, un helicóptero MI-17 de la Fuerza Aérea del Perú (FAP-614) fue derribado, también en el VRAE (Valle de los Ríos Apurímac y Ene), hiriendo al jefe de Estado Mayor de la zona, contralmirante Carlos Tello y al artillero de la aeronave.



Fuentes:
Infodefensa
24 Horas

09 septiembre 2011

Heckler & Koch HK416: El fusil que mató a Bin Laden




El HK416 es un fusil de asalto diseñado y manufacturado por Heckler & Koch. Es una versión mejorada de la carabina M4, con muchos cambios con respecto a esta, más notablemente su sistema de gases, similar al del HK G36, pero conserva el cartucho de 5,56 x 45 OTAN. Está disponible como arma de fuego completa o como kit para ser incorporado en cualquier arma de tipo AR-15 y sustituir su sistema de disparo.

La unidad Delta Force, del US Army, colaboró con la empresa de armas alemana para desarrollar la nueva carabina. Delta reemplazó sus M4 por HK416 en 2004 después de que las pruebas revelaran que el sistema de pistón reduce significativamente el mal funcionamiento y aumenta la vida de las partes del arma.



Basándose en la experiencia adquirida durante el programa de actualización de los fusiles británicos SA80 / L85A1, H & K decidió solucionar los problemas del diseño de los rifles M16 y las carabinas M4, con su diseño patentado operado por gas, con sistema de pistón corto (tomado de fusil HK G36), el cual evita la entrada de los gases de combustión en el interior del arma, una deficiencia de los sistemas de compresión directa. La reducción del calor y la suciedad aumenta la fiabilidad del arma y alarga el periodo entre cada mantenimiento.



CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS:
País de origen Alemania
Fabricante Heckler & Koch En servicio: Desde 2005 al presente Variantes: D10RS, D14.5RS, D16.5RS, D20RS, HK416C, MR223, HK417, M27 IAR Peso:
  • HK416C: 2,95 kg
  • D10RS: 3,02 kg
  • D14.5RS: 3,49 kg
  • D16.5RS: 3,56 kg
  • D20RS: 3,855 kg
Longitud: (culata extendida/recogida)
  • HK416C: 690 mm / 560 mm
  • D10RS: 797 mm / 701 mm
  • D14.5RS: 900 mm / 804
  • D16.5RS: 951 mm / 855 mm
  • D20RS: 1.037 mm / 941 mm
Longitud del cañón:
  • HK416C: 228 mm
  • D10RS: 264 mm
  • D14.5RS: 368 mm
  • D16.5RS: 419 mm
Anchura 78 mm Altura:
  • HK416C: 236 mm
  • HK416: 240 mm
Munición: 5,56×45 mm OTAN
Calibre: 5,56 mm
Sistema de disparo: Recarga accionada por gas, cerrojo rotativo
Cadencia de tiro: 700-900 disparos/min
Cargador: STANAG de 20 o 30 proyectiles o Beta C-Mag de 100 proyectiles
Miras: Metálicas abatibles y riel Picatinny  




FUENTES: 
HK-USA.com 
Wikipedia 
ArmyTimes.com 
Youtube

06 septiembre 2011

Victorias pírricas

Pirro, Rey de la mala suerte
Península Itálica 280-275 a.d.C.



A principios del siglo III a. de C., el belicoso territorio del Epiro, al oeste de Grecia, era gobernado por Pirro, un rey guerrero en cuerpo y alma del que se decía que tenía el talante de Alejandro Magno y había heredado la fuerza de Aquiles.

Hoy, Pirro es considerado uno de los generales más sagaces de la Antigüedad, pero a él le corresponde también el dudoso honor de dar origen al término “victoria pírrica”. Y es que, para Pirro, sus triunfos distaban mucho de serlo. En 280 a. de C., los ciudadanos de Tarento, una antigua colonia griega del sur de la península Itálica, solicitaron ayuda a los epirotas, pues temían ser víctimas del expansionismo de Roma. Pirro vio la oportunidad de llevar su influencia al otro lado del Adriático y acudió con un formidable ejército de 20.000 infantes, 3.000 caballeros, 2.000 arqueros, 500 honderos y 20 elefantes de guerra.

La primera batalla importante tuvo lugar en Heraclea, al norte de Tarento. Aunque los elefantes atemorizaron a los 35.000 romanos que se les oponían, éstos se mantuvieron firmes. Aun así, y a un alto precio –7.000 bajas romanas por 4.000 epirotas–, se impusieron las huestes de Pirro. Un año más tarde, éste decidió asediar Asculum. Entonces, un contingente romano de 45.000 hombres intentó romper el sitio. En el enfrentamiento murieron 6.000 de ellos, pero también 3.000 epirotas.

Tras la retirada de los contendientes, un personaje del círculo de Pirro acudió a felicitarle por la victoria. Entonces, el estratega comentó: “sí, otra victoria y estamos perdidos”. De hecho, en 275 a. de C., en Beneventum, cerca de Nápoles, los del Epiro y sus aliados fracasaron estrepitosamente y poco después abandonaron la península Itálica.



Flandes, una larga guerra que no sirvió de nada
Países Bajos, 1567-1648


La guerra de Flandes, librada por España y sus aliados durante 81 años, fue un inútil intento de someter las provincias protestantes holandesas. Éstas, apoyadas en ocasiones por otras potencias, se habían rebelado contra la ocupación española que, entre otras cosas, había impuesto la Inquisición en aquel territorio.

El pobre resultado de este enfrentamiento convirtió las primeras victorias en pírricos triunfos. Así, la batalla de Ostende (1601-1604), en la que los ejércitos católicos perdieron hasta 70.000 hombres en los asaltos a la plaza, o la toma de Breda (1625), que sólo resistió 12 años en manos españolas, eclipsaron los éxitos iniciales del Duque de Alba.

Al final, toda la campaña acabó enquistándose y aquel ingente desperdicio de hombres y recursos se convirtió, en buena parte, en el responsable de la bancarrota en la que se sumió el Estado español en 1627.



Los héroes de Bunker Hill
EE.UU 17-6-1775



En los primeros compases de la Guerra de Independencia Americana se produjo un acontecimiento que convirtió aquella revolución en un conflicto muy real para los británicos.

No muy lejos de Boston, los rebeldes se habían hecho fuertes en Breed y Bunker Hill, dos promontorios donde se habían atrincherado a la espera de la acometida de los 2.000 soldados británicos que mandaba el general Howe. Tras realizar varias cargas sin éxito y bombardear toda la zona, los ingleses cargaron sus bayonetas y entraron en combate cerrado con los americanos. Fue entonces cuando los defensores, por entonces poco preparados para este tipo de enfrentamiento, fueron desalojados de sus posiciones, aunque a un elevado precio.

De hecho, la mayoría de las bajas entre los rebeldes se dieron cuando trataban de alejarse de las colinas. Eso sí, vendieron cara la derrota. Todos los altos mandos a excepción del propio Howe y un gran número de oficiales –en total 1.054 británicos– fueron alcanzados por disparos. Más de 800 soldados fueron heridos de consideración y 226 murieron.

Los americanos, en su mayoría granjeros dirigidos por comandantes veteranos de las guerras contra los franceses, perdieron 140 hombres y 30 fueron capturados. Tras constatar los problemas que había encontrado su ejército, considerado el más potente de la época, el general Thomas Gage, comandante en jefe de las tropas británicas en Norteamérica, no pudo sino hacerse eco de las palabras de Pirro: “Otra victoria así nos destruirá”.


Borodino, el fiasco de Napoleón
Rusia 5-9-1812


En su avance hacia Moscú, y después de haberse adentrado unos 1.000 kilómetros en el territorio enemigo, Napoleón se encontró con que los rusos, mandados por Kutuzov, se habían detenido en su retirada y habían logrado agrupar unos 120.000 hombres alrededor de tres colinas. En una de ellas, conocida como Gran Reducto, habían colocado 27 piezas de artillería.

Pese a la oposición, los franceses consiguieron tomarla y devastaron Borodino. Eso sí, a costa de numerosas bajas y, de hecho, no pudieron impedir que los rusos la retomaran poco después. Las pérdidas fueron enormes por ambas partes. Los rusos, tras una carga desesperada de los coraceros de Murat y de la infantería, y presionados por el martilleo constante de la artillería pesada francesa se retiraron.

La victoria de Napoleón tuvo un coste excesivo para los magros resultados que le reportó: perdió 43 generales, 110 coroneles y 30.000 soldados.Los rusos perdieron 60.000 hombres. Los mariscales de Napoleón criticaron la forma de dirigir la batalla y el fiasco que representó, ya que aquel enfrentamiento aumentó las bajas francesas que antes del combate ya ascendían a más de 150.000.

Pese a la debacle, Napoleón consiguió entrar en Moscú. Sin embargo, un impresionante incendio que devoró la ciudad poco después obligó a las tropas francesas a retirarse. Sólo 10.000 soldados del medio millón que iniciaron la campaña volvieron para contarlo. Quizá por ello, los historiadores de la antigua Unión Soviética consideraron Borodino una rotunda victoria rusa.


La inútil carnicería del Somme
Francia 1/7-18/11-1916


El 1 de julio de 1916, tras cinco días de feroces bombardeos, las divisiones de la infantería británica y francesa que esperaban en sus posiciones se lanzaron como una marea humana sobre las fuertemente atrincheradas líneas alemanas. Comenzaba así la batalla del Somme, una de las más sangrientas e inútiles de la historia.

En sólo unas horas, los británicos experimentaron la peor masacre conocida por su ejército: 57.450 bajas, de las que 20.000 fueron muertos. Durante las semanas que siguieron a esta carga suicida, los aliados lograron hacer pequeños avances, pero siempre a costa de numerosas pérdidas. De nada sirvió que el general Haig, al frente del contingente británico, dispusiera sus tanques en el campo de batalla.

En su primera intervención, el 15 de septiembre, sólo 18 de los 36 carros blindados con los que contaba funcionaron. Casi en seguida, la batalla degeneró en una lucha de desgaste y la ofensiva, cuyos objetivos eran alcanzar determinadas posiciones alemanas entre Arrás y Peronne, agotar las reservas alemanas y aliviar la posición de la ciudad fortificada de Verdún, fue paralizada el 18 de noviembre, con la llegada de las primeras nevadas. A cambio de escasos avances de no más de 12 kilómetros –en total unos 320 kilómetros cuadrados– los británicos tuvieron 420.000 bajas y los franceses unas 200.000. Se calcula que los alemanes perdieron en torno al medio millón de soldados.


Batalla de Jutlandia
Jutlandia 31-5-1916


A mediados de 1916, el férreo bloqueo británico obligó por fin a la marina alemana, que solía eludir a las fuerzas navales inglesas, a plantar cara. Las dos escuadras del Kaiser, una integrada por 5 cruceros pesados y otra por 16 acorazados nuevos y 8 viejos, contaban además con el apoyo de 11 cruceros ligeros y de 63 destructores. Por su parte, los ingleses disponían de dos formaciones compuestas por 80 destructores, 34 cruceros ligeros, 28 acorazados y 9 cruceros pesados.

Pese a la desproporción de fuerzas, los británicos perdieron durante la batalla 14 naves –entre ellas los 3 cruceros pesados– y tuvieron 6.000 bajas entre muertos, heridos y desaparecidos. Los alemanes, dirigidos por los almirantes Scheer y Von Hipper, perdieron 10 naves y 3.000 hombres, pero lograron evitar el cerco que habían dispuesto los británicos. Al final, ambos contendientes volvieron a sus posiciones y se proclamaron vencedores. Eso sí, aunque fracasaran en su empeño de destruir la flota germana, los ingleses consiguieron cerrar el camino de Alemania al mar.


Market-Garden o un puente demasiado costoso
Holanda 16-9-1944


En las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial y tras conseguir desembarcar en Normandía e irrumpir en el continente, los ejércitos aliados tuvieron que detenerse en su avance hacia Berlín, pese a que ningún ejército alemán se les oponía. Una serie de errores en el reparto de suministros mantenía detenidas las columnas blindadas angloamericanas frente a las mismas puertas de Holanda.

Para solventar la situación y dar un impulso a la ofensiva, Bernard L. Montgomery, comandante en jefe de las tropas británicas del frente occidental, propuso un lanzamiento masivo de paracaidistas y tropas aerotransportadas. Su objetivo era conquistar cinco puentes sobre los canales y ríos holandeses. El general estadounidense Omar Bradley comentaría más tarde que se habría sorprendido menos de haber visto a Montgomery entrar borracho en el cuartel general aliado que escuchar de su boca aquel plan.

A pesar del enorme despliegue de medios –en el primer día participaron más de 35.000 soldados, 1.113 bombarderos, 1.240 cazas, 212 cazabombarderos, 500 planeadores y 1.073 naves de transporte– la operación fue completada en 6 días. En ese tiempo, los estadounidenses tomaron los puentes de Son, Vegel y Grave, pero fueron frenados en Nimega.

Por su parte, los británicos se lanzaron sobre el de Arnheim, donde les esperaba una feroz resistencia alemana. De los 10.000 británicos que participaron en aquel ataque –incluida una división polaca– sólo sobrevivieron unos 2.000. Y aunque al final tomaron Nimega, cuando los alemanes rechazaron la ofensiva sobre Arnheim, todo lo que ingleses y americanos habían logrado se reducía a un saliente de terreno que había costado 17.000 bajas, entre muertos, heridos y desaparecidos, es decir, un número superior al que se produjo durante el desembarco de Normandía.

Las pérdidas alemanas, bastante inferiores, oscilaron entre los 12.000 y 15.000 hombres. Parece que las víctimas civiles holandesas también fueron cuantiosas, sobre todo a consecuencia de las evacuaciones y del cruento invierno que sobrevino aquel año. Muchos fueron los críticos con Montgomery que, pese a contar con una fuerza nada desdeñable, achacó su pírrico éxito a la falta de medios. El Príncipe Bernardo de Holanda bien podía tener estos hechos en mente cuando manifestó que su país “no podía permitirse el lujo de otra victoria de Montgomery”.


FUENTE:
Muy Interesante.es
Wikipedia

Los 15 mejores líderes militares



Factores que convierten a un soldado en un líder

¿Cómo es posible valorar numéricamente la capacidad de liderazgo de un militar? En realidad, hay muchísimos factores que intervienen a la hora de aupar a un guerrero hasta el Olimpo de la genialidad bélica: la extensión de las tierras conquistadas, el potencial numérico de las tropas, la capacidad para obtener el apoyo incondicional de los soldados, el talento para tomar decisiones estratégicas apropiadas, las consecuencias históricas de las batallas libradas... Pasándonos al lenguaje militar, podríamos esquematizar todos estos elementos en cuatro factores esenciales que describen el “trabajo” de un genio militar: estrategia, táctica, capacidad de mando e incidencia histórica.

La estrategia es el arte que permite a un general llegar a un enfrentamiento armado con condiciones ventajosas sobre su adversario, mientras que con táctica entendemos los movimientos y las soluciones con los que se gana una batalla. “Un buen estratega es el que ve una guerra en términos generales, en términos diplomáticos, mientras que el táctico es el que sabe conducir a las tropas de forma efectiva”, matiza el historiador Carlo Caranci. “Rommel es un buen ejemplo. Era un excelente táctico y dirigía a sus soldados magistralmente en cada batalla, pero no tenía visión general de la guerra, así que era un estratega limitado”.

El tercer factor que hemos tomado para valorar a los militares es la capacidad de mando, el talento de un general para guiar y motivar a sus tropas, para que éstas perciban tanto el liderazgo de su superior como su cercanía humana. El cuarto elemento de valoración es la incidencia histórica, ese afán que poseen casi todos los grandes hombres de dejar su sello en la Historia y cambiar su curso si es posible.

También hay que valorar que no se trata de carreras militares en abstracto, sino que todos estos líderes están marcados por la época en la que lucharon, y la propia definición de liderazgo varía con el paso del tiempo. Por ejemplo, en La Máscara del Mando, el historiador británico John Keegan señala que el perfil de genio militar ha evolucionado con el paso de los siglos debido a la transformación de los campos de batalla o al desarrollo tecnológico.


Una lista inicial en la que sólo sobreviven los mejores

Tomando estos cuatro factores como elementos de valoración, hemos solicitado a varios expertos que puntuaran de 1 a 10 a veinte caudillos militares de todos los tiempos. Sólo los genios más valorados han logrado pasar la criba y conformar la lista de los quince líderes militares de la Historia, pero otros han perdido esta batalla.



En nuestra selección inicial, rescatamos de la Antigüedad a cuatro hombres que siempre han fascinado a los estudiosos de la guerra: Alejandro Magno, cuyo Imperio se extendía desde Grecia a India; Aníbal Barca, que infligió derrota tras derrota a los romanos; Escipión el Africano, invicto en todos sus frentes; y Julio César, derrotado en algunas batallas pero vencedor de todas las guerras.

Del Medievo emerge Carlomagno, unificador de Europa; Guillermo I el Conquistador, autor del único desembarco exitoso en Inglaterra; Saladino, unificador del mundo musulmán; Gengis Khan, artífice de un imperio desde Rusia hasta China; y Tamerlán, digno heredero del mongol. En la Edad Moderna nos encontramos con el único español de este listado, Gonzalo Fernández de Córdoba, que firmó importantes victorias para los Reyes Católicos; el duque de Marlborough, vencedor en 4 batallas campales y 21 asedios; Eugenio de Saboya, uno de los más brillantes alentadores de tropas; Federico II de Prusia, magnífico teórico de la guerra y genial estratega; Napoleón, la esencia misma del liderazgo; y Wellington, capaz de lograr victorias desde la India hasta España.

Por el siglo XX desfilan algunos nombres que se han grabado con fuerza en el imaginario colectivo como Lawrence de Arabia, auténtico genio de la guerrilla; Rommel, excelente táctico; Zhukov, “bestia negra” de la Alemania nazi; y Patton, maestro de las fuerzas acorazadas.


FUENTE:
Muy Interesante

48 chilenos han muerto en accidentes de aviones CASA 212



La aeronave, utilizada por las tres ramas de las FF.AA. opera desde 1978.

POR IVÁN MARTINIC


En España aseguran que el CASA 212 es el mayor éxito de su industria aeronáutica. Con 460 aviones vendidos en 37 años de trayectoria, este transporte militar tiene entre sus clientes a las tres ramas de las Fuerzas Armadas de Chile, que en total han adquirido 17 unidades. De éstas, cuatro han resultado destruidas en accidentes, con un saldo de víctimas fatales que la tragedia de Juan Fernández elevó de 27 a 48.

Las primeras compras tuvieron como telón de fondo la tensión de 1978 entre Chile y Argentina. Su versatilidad -puede llevar carga, pasajeros, paracaidistas o heridos- y capacidad de maniobra en escenarios complejos -es capaz de aterrizar en una pista de sólo 300 metros de largo- interesaron a la Armada y al Ejército, que ese año importaron cuatro y seis unidades, respectivamente. La Fuerza Aérea incorporó cuatro en 1995, y, tres años después, el Ejército añadió tres más a su Brigada Aérea, reseña el investigador aeronáutico Iván Siminic.

De Rancagua a Chaitén

El primer accidente afectó a la Armada. El 15 de octubre de 1986, uno de sus 212 cayó cerca de Papudo, en la Región de Valparaíso. Sus once ocupantes fallecieron. Nueve años después, el 23 de diciembre de 1995, un 212 del Ejército capotó cerca de Rancagua. De las 22 personas que iban a bordo, 20 se salvaron.

Lo más grave ocurrió el 6 de agosto de 2000, cuando otro 212 del Ejército desapareció con 14 personas cerca de Chaitén. En su último contacto el piloto alertó que tenía hielo en las alas, y que retornaría a Puerto Montt. La nave fue encontrada dos semanas después, estrellada contra el volcán Michimahuida, frente a Chaitén. No hubo sobrevivientes. Tampoco el viernes en Juan Fernández, cuando la FACh perdió su primer CASA 212.

RAMPA

El portalón trasero de un CASA 212 se puede abrir para cargar hasta dos mil kilos.


FUENTE:
El Mercurio.cl

02 septiembre 2011

Uniformes Peruanos de la Guerra del Pacífico






1. Coronel Sevilla comandante de los Cazadores del Rímac
2. Morochuco de los "Morochucos de la Muerte".
3. Fusilero montado de Cazadores del Rímac. 

1. Trompeta Regimiento “Húsares de Junín” Nº 1
2. Lancero Regimiento “Cazadores del Rímac”
3. Teniente Policía Montada de Tacna

Regimiento Húsares de Junín

"Lanceros de Torata" con uniformes de 1872 (1) y 1879 (2)


Teniente del Batallón Zepita 2° de Línea

Alférez de Artillería en uniforme de diario. Sostiene un casco “Pickelhaube"

Alférez del batallón Pichincha 1º de Línea, con gola al cuello

Coronel de infantería (izquierda) y Teniente Coronel de Artillería (derecha) 
ambos en uniforme de campaña

Oficiales Peruanos

General de división Juan Buendía

Coronel Alfonso Ugarte

Capitán de Navío Melitón Carvajal

Oficial peruano con uniforme de gala

Oficial de Artillería en uniforme de gala para desfile

Coronel Máximo León Velarde

Teniente de Artillería

Sargento 1º de Infantería, en traje de diario

Soldado de infantería con uniforme de parada



FUENTES:
Forosperu.net
Foro Fuerza Militar Perú
Foro Militar General
Uniformes de la Guerra del Pacífico - Patricio Greve y Claudio Fernández

Uniformes Chilenos de la Guerra del Pacífico

Clic en las imágenes para ampliar







Generales chilenos

Teniente del Batallón "Lautaro"

Oficial del Batallón "Talca"

Soldado con equipo ligero

Soldado del 4° de Línea

Soldado del Regimiento Atacama

Cantinera



FUENTES:
Foro Militar General
Foro El Gran Capitán
Uniformes de la Guerra del Pacífico - Patricio Greve y Claudio Fernández