18 febrero 2017

SIMA PERÚ ya tiene listas las BAP Río Quilca y Río Piura



El astillero estatal SIMA Perú, a través de su planta industrial SIMA Chimbote, ya tiene prácticamente listas la tercera y cuarta patrulleras marítimas tipo PGCP-50, modernas embarcaciones que han sido bautizadas BAP Río Quilca y BAP Río Piura. Las patrulleras han superado con éxito las pruebas en muelle y pruebas de mar y se entregarán en breve a la Marina de Guerra de Perú.

El proyecto PGCP-50 es desarrollado por SIMA Perú en asociación con el astillero STX Offshore & Shipbuilding, una de las más importantes empresas surcoreanas del sector de la construcción naval pero que atraviesa una complicada situación económica y financiera, al punto que la ha llevado a vender su participación en unidades de negocios marítimos en el extranjero, como STX France, cuya participación ha sido adquirida por Fincantieri.

La Marina de Guerra del Perú ha proyectado la incorporación de un lote de diez unidades PGCP-50, patrulleras que tienen 55,30 metros de eslora, manga de 8.50 metros, puntal de 4.50 metros, calado de 2.30 metros, desplazamiento de 465 toneladas métricas, velocidad máxima de 23 nudos, tripulación de 39 personas, dos botes RHIB, motores diésel, hélices de paso fijo, entre otros. Estas patrulleras utilizarán las modernas torretas de acción remota Typhoon y Mini-Typhoon de Rafael Advanced Defense Systems.


Fuentes:
Infodefensa.com
Marina de Guerra del Perú (foto)

Marina de Brasil dará de baja al portaaviones Sao Paulo



Tras diversos intentos de recuperar la capacidad operativa del portaaviones A-12 Sao Paulo, el Almirantazgo brasileño ha llegado a la conclusión de que el programa de modernización requeriría una muy alta inversión financiera, contendría incertidumbres técnicas y necesitaría un largo período hasta su conclusión, ante lo cual se ha decidido la baja de la embarcación que será llevada a cabo durante los próximos tres años.

Un programa para obtener un nuevo conjunto de nave-aeródromo, y también nuevos aviones, se convertirá en la tercera prioridad de las adquisiciones para la Marina de Brasil, poco después del PROSUB (Programa de incorporación de sumergibles), el Programa Nuclear  de la Marina y el Programa de Construcción de Corbetas Clase Tamandaré. El coste de este nuevo binomio será sustancialmente inferior a la modernización del portaaviones "Sao Paulo" y la  previsible adquisición de nuevos vectores aéreos compatibles con el portaaviones, ya que el modelo AF-1, aún actualizado,  debería estar al final de su vida útil cuando el "Sao Paulo” hubiera terminado su modernización.

El Sao Paulo se incorporó a la Armada en  el año 2000, adquirido como “de ocasión” a la Marina francesa, con el fin de reemplazar al viejo portaaviones "Minas Gerais", a punto, entonces, de ser desactivado, y facilitar el desarrollo de operaciones aéreas embarcadas mediante el uso de aeronaves de ala fija, los reactores A-4 Skyhawk. Los estudios de factibilidad indican que el costoso programa insumiría mucho tiempo para su realización, aproximadamente diez años, enfrentando varias incertidumbres.

Hasta que la Marina reciba un nuevo portaaviones, la capacidad para llevar a cabo las operaciones de guerra navales con aviones de ala fija, que se obtiene a expensas de grandes inversiones y un intenso entrenamiento de los pilotos en Brasil y en el extranjero, se llevará a cabo a partir de la base aérea naval de Sao Pedro de Aldeia  otras instalaciones en tierra, y también a través de entrenamientos conjuntos con Armadas Amigas.


Fuente:
Defensa.com