11 marzo 2010

Fuerzas Armadas chilenas, criticadas por descoordinación y lentitud, se hacen cargo del orden público




Las Fuerzas Armadas chilenas han sido fuertemente criticadas por la descoordinación y lentitud mostradas en las primeras horas del terremoto y sucesivo tsunami sufridos por el país, a pesar de la modernización experimentada en los últimos años. Actualmente, tienen desplegados cerca de 15.000 efectivos y los generales Guillermo Ramírez y Bosco Pesse mantienen bajo mandato civil el orden público en las zonas más dañadas.

Las principales críticas se refieren al retraso de la Armada a la hora de avisar con claridad de la proximidad de un tsunami con olas de hasta 15 metros, lo que evitó advertir a la población civil de la zona costera, y la tardanza del Ejército y la Fuerza Aérea en desplegarse en las áreas devastadas, lo que requirió tres días.

Sin embargo, las críticas más importantes se refieren a la descoordinación mostrada entre la cúpula militar y el liderazgo civil del país, representado por la presidenta Michelle Bachelet, que quedó reflejado tanto en la lentitud a la hora de avisar con antelación del tsunami provocado por el terremoto de 8,8 grados que azotó el país el pasado 27 de febrero como a la hora de socorrer con urgencia a los damnificados.

Primera destitución

La primera consecuencia directa ha sido la destitución del comandante Mariano Rojas, hasta ahora director del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA), entidad responsable de la información referida al tsunami y que no lo comunicó a la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI), dependiente del Ministerio del Interior y responsable de gestionar este tipo de catástrofes naturales.

En el comunicado oficial, la Armada anunció que se realizará "una investigación técnica destinada a determinar las responsabilidades y esclarecer las circunstancias derivadas del proceso de toma de decisiones, asesoría y desempeño técnico de los distintos niveles que accionaron como respuesta a la catástrofe natural".

Con esa finalidad se revisarán los protocolos y procedimientos empleados, a la vez que se verificará el equipamiento técnico utilizado durante la emergencia. En reemplazo del destituido comandante Rojas fue designado Patricio Carrasco Hellwig, informó el ministro de Defensa, Francisco Vidal, quien aseguró que la medida fue adoptada por el comandante en jefe de la Armada, Edmundo González.

Tanto el SHOA como la ONEMI han sido cuestionados por una serie de órdenes y contraórdenes dadas en relación con un alerta del tsunami que surgió tras el terremoto. Según la reconstrucción de lo ocurrido, tras los datos aportados por el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico, la ONEMI, en vez de dar instrucción de alarma, consultó qué hacer con Bachelet, quien a su vez preguntó a la Armada que, siguiendo información facilitada por SHOA, fue menos categórica sobre el peligro de un tsunami, lo que provocó que no se tomara una medida contundente al respecto.

El propio almirante González, reconoció que el SHOA -que propuso pase a depender de la Dirección General de Territorio Marítimo y Marina Mercante (Directemar)- fue "poco claro" con la información que facilitaron a Bachelet, lo que llevó a levantar la alerta pese a que las olas estaban ya arrasando las costas de Maule y Biobío.

El terremoto se inició a las 3.34 de la madruga del sábado 27 de febrero y, según la Armada, el SHOA alertó a ONEMI por radio a las 3:51 y por faz a las 4:06. Paralelamente, a las 4:05, emitió un mensaje escrito a través de la Red Mercalli, del Sistema Nacional de Alerta de Maremoto (SNAM). Sin embargo, poco después, a las 4:56 horas, se canceló la alerta vía radial a la ONEMI, por parte de SHOA.

Sin embargo, los Carabineros si avisaron por su cuenta a muchas poblaciones costeras lo que permitió salvar miles de vidas, según reconoció el propio Vidal.

Quejas contra la Fuerza Aérea

Sin embargo, las criticas no han sido sólo para la marina, la presidenta Bachelet también se quejó de que la Fuerza Aérea tardó cinco horas en tener aeronaves a disposición, contradiciendo así al jefe aéreo, el general Ricardo Ortega, quien había declarado que su institución estuvo lista en "dos horas".

"Teníamos los aviones listos para despegar desde el primer momento, pero nunca recibimos la orden", afirmó a la prensa Ortega.

Lo cierto es que, en cualquier caso, las primeras unidades militares tardaron al menos 30 horas en llegar a las zonas devastadas, lo que permitió que se intensificaran los saqueos de supermercados y los robos de viviendas particulares, y el desorden se generalizada en los centros urbanos devastados por el terremoto y el tsunami.

Lentitud del despliegue de soldados

En este sentido, las responsabilidades no están claras. Fuentes castrenses afirmaron que la causa principal del retraso estuvo provocada por la demora de casi dos días de aprobar la intervención de las Fuerzas Armadas, tanto para llevar ayuda como para reforzar a la policía en el mantenimiento del orden en las zonas afectadas.

En un primer momento, Bachelet se negó a la intervención armada pero ante la gravedad de la situación, rectificó y firmó un decreto que otorgaba a las Fuerzas Armadas el control policial en las zonas de Maule (VII) y Bío Bío (VIII), permitiendo así la imposición del toque de guerra y el arresto por parte de personal militar. En concreto se decretó el Estado de Excepción Constitución por un periodo de 30 días.



Dos días para movilizar 10.000 hombres

Por una u otra razón, el Ejército chileno requirió dos días para iniciar la movilización de unos 10.000 hombres y unas tres jornadas para recuperar el control de las ciudades asoladas por cientos de saqueos simultáneos. En su máximo despliegue, el número de tropas enviada a las zonas devastada ascendieron a casi 15.000.

La zona de Bío Bío quedó bajo la responsabilidad del general Guillermo Ramírez, jefe del Comando de Operaciones Terrestres del Ejército, quien dispuso un toque de queda nocturno de nueve horas para frenar los saqueos a locales comerciales y autorizó a sus soldados a detener a cualquier que se lo saltara. "Yo les recomendaría a los delincuentes que no se metan con las Fuerzas Armadas. Se va a actuar con severidad pero dentro del contexto de la ley", declaró el jefe militar, a cuyo mando se asignaron alrededor de 5.300 efectivos en la zona.

En este sentido, el ministro Vidal advirtió, sin embargo, que los soldados usarían la fuerza de forma "disuasiva" y para garantizar la "tranquilidad" de los ciudadanos y evitar el pillaje causado, entre otras cosas, porque se derrumbó la cárcel de la ciudad de Coronel, ciudad costera de Bío Bío, y todos los presos escaparon.

Según informó Carabineros el día 5 de marzo, un total de 216 personas había sido detenidas por infringir el toque de queda y otras 38 por delitos comunes.

En materia de seguridad, en Concepción, se desplegaron unidades de la Brigada de Operaciones Especiales "Lautaro" y dos agrupaciones de Fuerzas Especiales, mientras que en Talca, una Agrupación de Montana y otra de Comandos.

Por otra parte, el general de brigada Bosco Pesse, jefe de la II División del Ejército, con sede en Santiago, se desplazó al sur y estableció su puesto de mando en la Talca, capital regional de Maule, y desde allí coordinó con la gobernadora provincial, María Elena Villagrán, la distribución de agua y raciones que trasladaron los militares en sus vehículos. En este caso, Pesse, que contó con 2.000 militares a su mando, más otras unidades de apoyo, descartó el toque de queda en su región.

Hospitales de campaña y telecomunicaciones

En un esfuerzo por explicar su actuación, el Ejército chileno informó de que a las horas de ocurrir el terremoto desplegó rápidamente un Hospital Modular de Campaña (HMCE) en la ciudad Talca y cuatro Puestos de Atención Médica Especializada (PAME) en las ciudades de Talca, Curicó, Chillán y Constitución.

El HMCE está formado por 24 módulos, dos pabellones de cirugía de última tecnología, una sala de recuperación post operatoria y una unidad de tratamiento intensivo, radiología básica, laboratorio clínico y servicio de urgencia. Cuenta además con sistemas de apoyo como cocinas, frigorífico, lavandería, grupo electrógeno y purificador de agua. Los PAME están compuestos por dos médicos oficiales, personal de enfermería y enfermeros de combate. Puede ser utilizado como centro médico de primeros auxilios y para repartir ayuda humanitaria.

Asimismo, se desplazaron a Maule y Bío Bío cerca de 200 especialistas militares en telecomunicaciones provenientes de diversas unidades del país para subsanar la deficiente y casi nula comunicación entre las zonas devastadas y el resto del país.

Según informó el Ejército, los sistemas utilizados son primeramente, una Red Microonda, siendo la troncal de telecomunicaciones del Ejército, la principal carretera de información. Sobre eso, hay Enlaces Satelitales, especialmente en las zonas donde no hay servicio de celular civil. Se desplegó también el Sistema de Telecomunicaciones de Campaña, que es el que se emplea en caso de conflicto. Esto ha permitido con medios propios de la institución ramificar las comunicaciones hacia pueblos tan afectados por el desastre natural como Cauquenes, hacia el interior de Linares, Chillán y Concepción. Además, se están utilizando los Enlaces HF (enlace de respaldo inalámbrico de largo alcance) permitiendo la conexión directa desde Santiago con todas las unidades de la zonas afectadas.

En resumen, el Ejército informó el día 4 que había dispuesto para hacer frente a la emergencia: 21 camiones, 30 camiones aljibes (para agua), 27 camiones estanque (para combustible), 184 camiones de combate, 11 camiones cama, 81 Mowags, 33 buses, 26 minibuses, 26 ambulancias, 3 frigoríficos, 2 plantas purificadoras de agua, 1 puente, 35 cocinas de campaña, 34 grupos generadores de electricidad, 16 maquinarias de ingenieros (retroexcavadoras, cargadores frontales, etc.), 4 puestos de atención médica especializada, 1 hospital modular de campaña, 11 helicópteros y 4 aviones (para transporte de carga, personal, rescate de heridos y enlaces).



Fuerza Aérea y puente aéreo

La Fuerza Aérea de Chile, por su parte, se ha concentrado en dos actividades, puente aéreo con ayuda de emergencia y humanitaria y evacuaciones aéreas. A cuatro de marzo, había efectuado 66 vuelos, trasladando más de 377 toneladas de ayuda humanitaria. El día con más vuelos fue el tres de marzo, con 20.

En relación con el apoyo logístico, fue clave el trabajo realizado en el aeropuerto de Panguilemo constituido en Base Aérea de Despliegue de Talca al mando del coronel (r) Cristián Pizarro que en los primeros días recibió más de 25 aeronaves, aviones y helicópteros, con ayuda humanitaria. Su distribución fue asistirá por helicópteros 4UH1H de los Grupos de Aviación Nº5 y Nº 9, Asimismo, las instalaciones de la IIª Brigada aérea se ha convertido en un vital centro de operaciones aéreas, acopio y distribución de ayuda, al recibir más de 100 vuelos en menos de cinco días. En sus pistas despegaron y tomaron tierra aviones de muy distinto tipo: Boeing 707 y 767, KC-135, Casa 212, C-130 Hércules, CN-235, Citation CJ-1 y DHC-6 Twin Otter, así como los helicópteros UH-1H, Bell 412 y Bell 206.

Es de destacar los trabajos llevados a cabo por los aviones CASA 212 en labores de evacuación aeromédica desde Curicó y Talca, y los trabajos de los tres aviones del Servicio Aerofotogramétrico (SAF) que sobrevolaron la zona para tomar fotografías de todas las localidades devastadas para analizar su dimensión real. El director del SAF, coronel (r) Francisco Torres explicó que estas fotografías de alta resolución posibilitarán saber la cantidad de casas arrasadas, áreas inundadas, y estado de la infraestructura. Por ejemplo, gracias a ella se pudo determinar que el mar llegó a penetrar 400 metros en tierra con los consiguientes daños.

Despliegue de la Armada

Respecto a la Armada, 300 efectivos del Destacamento de Infantería de marina Nº 2 "Miller" también se desplazaron desde Viña del Mar hasta la Base Naval de Talcahuano para proveer apoyo para la seguridad interior y asistir a la distribución de ayuda con una ambulancia y un camión cisterna de 4.600 litros. También varias unidades navales, este ellas las fragatas FF "Almirante Williams", "Almirante Condell", "Almirante Condell" y "Almirante Cochrane", el OPV "Comandante Toro" y las barcazas LST "Valdivia" y "Rancagua", también fueron utilizadas para llevar a la zona de la catástrofe miles de toneladas de ayuda humanitaria de subsistencia y primera necesitada, desde maquinaria hasta petróleo y agua.



FUENTE:
Infodefensa

El tsunami destroza la base naval de Talcahuano



La Base Naval de Talcahuano, la más grande e importante de la Armada chilena, ha sufrido graves daños como consecuencia del tsunami, evaluados en entre 100 y 150 millones de dólares, sin contar con lo provocado en los astilleros ASMAR, que no podrán operar a plena capacidad al menos en un año. La flota naval, en todo caso, no sufrió daños porque después del terremoto las naves se internaron en alta mar.

Carolina Echevarría, subsecretaria de Marina, resaltó que esta cifra no contempla lo que costará reparar los fuertes desperfectos sufridos en las instalaciones de los Astilleros y Maestranzas de la Armada (ASMAR), aún no cuantificados. "La dimensión de las pérdidas es un dato que sirve de referencia para planificar la recuperación porque la prioridad del gobierno y la marina es la gente", afirmó. Otras fuentes afirmaron que habría sido afectado el 80 por ciento de sus instalaciones.

Los testigos presenciales explicaron que la base naval fue impactada por tres olas gigantes después del terremoto pero la más devastadora fue la segunda, de cinco o seis metros y que devastaron todo lo que existía en la zona de la costa.



La flota estaría intacta

Sin embargo, el tsunami parece que no produjo daños en unidades de la Armada porque habían recibido órdenes de zarpar hacia alta mar. Entre ellos estaban los dos nuevos submarinos tipo Scorpone "O´Higgins" y "Carrera", adquiridos a la francesa DCNS y la española Navantia hace cinco años. El primero pudo hacerse a la mar sin problemas pero el segundo, "Carrera", fue azotado con tanta violencia por la marejada que tocó fondo y luego volvió a la superficie, lo que habría provocados daños no evaluados.

Pero no ocurrió lo mismo con los que se encontraban en los astilleros, en concreto tres contratos -un guardacostas y un pesquero en construcción para Islandia, además de una nave multipropósito que iba a operar como buque científico-, más otra media docenas de distintas naves en distintos proceso de mantenimiento y reparación.

"La prioridad más urgente, desde el punto de vista de la Defensa, es recuperar la capacidad de ASMAR. Ya lo conversé con el ministro de Defensa, Francisco Vidal, pero también lo haré con el próximo ministro, Jaime Ravinet. Los plazos son urgentes, pero el diagnóstico es que, en el corto plazo, dentro de ASMAR se pueda llegar a recuperar al menos un dique de los que resultaron con daños de mediano alcance y, además, armar un pequeño astillero", dijo Echeverría.

El AGS 61 "Cabo de Hornos", que curiosamente iba a ser lanzado por la presidenta Michael Bachelet en dos días, pasó de las gradas hasta un banco de arena, a unos 200 metros de su ubicación original. Aparentemente no sufrió daños graves y, según Echevarría, es "recuperable en un corto periodo de tiempo". Por otra parte, el OPV "Islandés", que se encontraba en proceso de construcción, presenta una escora de unos 30 º pero aparentemente presentaría daños menores.

ASMAR irreconocible

La propia oficina de prensa de la Armada reconoció que la planta industria de ASMAR, en la que trabajan cerca de 3.500 personas, quedó "casi irreconocible" después del tsunami. "Sus talleres - explicó- se encuentran en el suelo, los diques flotantes fueron arrastrados a la Dársena y los buques que se encontraban en reparación, fueron desplazados a tierra. Además, el bulbo de un buque mercante está sobre un taller y hay unidades hundidas. Esta, entre otras escenas que son casi indescriptibles, se pueden observar en el astillero".

En ASMAR, no estimaron las pérdidas, pero confirmaron que no están en condiciones de operar por los daños en infraestructura, instalaciones y equipamiento. El deterioro es complejo, dado que hay maquinarias que cumplen funciones específicas en el armado de buques y que no existe en otros países de la región.

Escuela sin daños

De todas las instalaciones en Talcahuano, la Escuela de Grumetes en la isla Quiriquina fue la única que no tuvo daños estructurales. En la isla, situada a unos dos kilómetros mar adentro frente a Talcahuano, en el centro de la bahía de Concepción, sólo se registraron daños en la capilla de la base, cuya cúpula superior cedió, y en la cornisa de un edificio contiguo al patio interior. Al momento del terremoto, "los casi 900 grumetes y los instructores se concentraron en el patio central y posteriormente fueron evacuados hacia los altos del cerro. Ahí construyeron refugios con ramas y pernoctaron usando frazadas", contó el comandante Víctor Zanelli.

Durante la evacuación, sólo una persona resultó con un corte en un dedo del pie derecho. Desde el terremoto la isla tiene energía propia gracias a un generador local, agua de una vertiente y telefonía celular.




FUENTE:
Infodefensa

Submarino ecuatoriano en proceso de modernización en Chile resultó afectado por tsunami



El submarino ecuatoriano BAE Shyri (SS-101), que estaba siendo sometido a trabajos de modernización y mantenimientos en los astilleros chilenos Asmar, resultó afectado por el tsunami que arrasó la costa de Chile tras el devastador terremoto. Los desperfectos no parecen graves.

El sumergible se encontraba en los Astilleros y Maestranzas de la Maestranzas de la Armada (Asmar) en la Base Naval de Talcahuano desde finales de 2008. En principio, estaba previsto que los trabajos destinados a extender su vida útil y modernizar varios sistemas estuviera terminados para mayo de 2011.

El Shyri, del tipo U-209, fue adquirido por Ecuador a Alemania y entregado el 5 de noviembre del 77.

El 2 de febrero del 2003, este submarino se incendió en el muelle de la Base Naval Sur y falleció Carlos Pérez Vélez, uno de sus tripulantes, al intentar salvar a sus compañeros. En esa fecha, el contralmirante Manuel Zapater Ramos dijo que el incendio se produjo porque el interior se había sido fumigado y en el proceso de aireación se inflamó. Tras su reparación, el Shyri estuvo listo en el 2005.

Amplia modernización

La Armada ecuatoriana concedió en 2008 a Asmar la modernización del BAE Shyri (SS-101) y del BAE Huancavilca (SS-102) en un concurso internacional por un monto de 120 millones de dólares. También se incluyó en esa operación la venta de dos fragatas británicas Leander a Quito. La modernización del Huancavilca estaba previsto que empezara en diciembre de este año y concluyera en 2012.

El programa incluye el mantenimiento y modernización de instalaciones, sistemas de combate, sonar, periscopios y armamento, para prolongar su vida útil por otros 20 años. Además de la renovación de su plataforma tecnológica, el Shyri dispondrá de torpedos pesados de última generación que permitirán aumentar su capacidad de maniobra en acciones de disuasión bélica.

Las olas del tsunami afectaron a las instalaciones de la base naval de Talcahuano, donde se encuentra el astillero, y produjeron importantes desperfectos e inundaciones. Según la Armada chilena, las pérdidas son millonarias y los daños enormes.

Asimismo, uno de los submarinos chilenos, el Carrera, fue sumergido y azotado contra el fondo marino, lo que le habría causado daños aún no cuantificados.




FUENTES:
Infodefensa
El Mercurio

08 marzo 2010

Perú adquiere dos aviones de patrulla marítima Fokker 60 a Holanda



Los Gobiernos de Perú y Holanda han formalizado un convenio específico para la transferencia de dos aviones de patrulla marítima Fokker 60 MPA para la Aviación Naval. Esta previsto que las aeronaves lleguen a mediados de 2001 y no se reveló las condiciones económicas de la operación.

Tras año y medio de negociaciones, se consolidó la adquisición de dos aeronaves Fockker 60 (Maritime Patrol Aircraft) con la rúbrica el pasado 23 de febrero del director general de Material de la Marina, contralmirante Ernesto Lermo Rengifo, el coronel Tjerk Brouwer representante del Ministerio de Defensa de Holanda, y el doctor Peter Van Der Mierden, representante del Ministerio de Economía y Finanzas de Holanda.

Las dos aeronaves llegarán al Perú las primeras semanas del mes de junio del 2010, con dotación peruana, que viajará en los próximos días. Cabe resaltar que como parte de este convenio, la Empresa Fokker, brindará soporte logístico a estas unidades.


FUENTE:
Infodefensa

01 marzo 2010

Editorial: Nuestra solidaridad a Chile en estos difíciles momentos



Nos unimos moralmente al pueblo chileno en estos difíciles momentos, y lamentamos sobremanera no poder llevarles una ayuda efectiva, especialmente porque el desidioso autor de este blog debería haber creado hace mucho tiempo un cuerpo internacional de voluntarios especializado en estos casos.

Los que tenemos cable, podemos ver el drama que están sufriendo muchos chilenos que se han quedado sin hogar, sin electricidad, sin agua (porque las bombas funcionan con energía eléctrica) y sin alimentos. Además del terremoto, diversos poblados costeros han sido arrasados por un maremoto que vino después.

Ni siquiera la capital y las ciudades aledañas como Valparaíso y Viña se salvaron de la catástrofe, pues algunos edificios prácticamente nuevos han quedado inhabitables y las casonas antiguas ni se diga (como lo muestra TV Chile). Con un terremoto parecido, la caótica Lima desaparecería: con tanta casa vieja y edificios "reciclables" que aparecen como hongos por toda la ciudad, sin control de ninguna autoridad.

Ante la desconcertante inactividad del gobierno actual (que desde un primer momento no supo hacer NADA, tan sólo se limitó a sacar a los carabineros), el pueblo sediento y cansado de esperar una ayuda que no llegó, tuvo que buscar comida entre los escombros y no fueron raros los casos de saqueo en los supermercados de varias ciudades.

La presidenta Bachelet estuvo paseándose en helicóptero por las zonas afectadas, bajando solamente donde no hubiera población civil que le hiciera "incómodos pedidos" frente a cámaras. También se movilizó en un auto con rejillas en las ventanas (acaso temía un ataque de la población). Siendo las 10 de la mañana del Lunes 1 de Marzo ¡aún sigue reunida discutiendo las medidas que tomarán! 

Las promesas de ayuda de la Comunidad Europea y de algunos países latinoamericanos se topan con la realidad de un aeropuerto internacional (única puerta de entrada aérea del país) que opera al mínimo de su capacidad, que a decir del productor de NBC News Pablo Ortega "fue mas fácil llegar a Haití".

Lo que nos pareció más molesto fue la posición del gobierno chileno que con mucha soberbia dijo a la televisión chilena "las regiones son autosuficientes" y la desafortunada declaración de una ministra diciendo que no había habido maremoto sino una ola o una marejada. La corrección llegó inmediatamente "esto es un maremoto acá y en Burundi".

Qué lástima que la falta de previsión y la lenta acción del gobierno (al que más le importa quedar bien ante la comunidad internacional) vaya contra las necesidades de un pueblo que no tiene los bienes básicos para sobrevivir y que a veces debe acudir al saqueo para llevarle leche a sus "guaguas". Hace algunas horas partieron camiones de la ONU con alimentos que no alcanzarán ni para una comuna, cuidado que les pase lo mismo que en Pisco (Perú) que la gente hambrienta -y delincuentes- prácticamente asaltaron a los camiones que llegaban con ayuda. También es lamentable el absurdo "triunfalismo" comparando a Chile con Haití.

Reiteramos nuestro pedido a los gobiernos, que compren unidades militares cuya utilidad sea más importante para la paz que para la guerra ¡cuán necesarios son en estos momentos los transportes portahelicópteros LPD! que llevarían alimentos directamente a los poblados rivereños, donde a veces es muy difícil llegar por carretera.

La mediocridad, la incompetencia y la falta de previsión de los políticos queda visible en las calamidades... Chilenos no se confíen en la asistencia del gobierno, ustedes mismos levanten esa gran casa que es su país.


El Editor