07 marzo 2015

Roban 26.000 balas de 9 mm y un misil TOW 2 del arsenal del Ejército argentino



Aumentan los robos al Ejército argentino. Unos días antes de que el pasado 12 de enero la institución denunciara la sustracción de un misil TOW 2 del Escuadrón de Caballería Blindado 1 de La Plata, se produjo otro hurto, esta vez en el Batallón 603 San Lorenzo, en Fray Luis Beltrán, a unos 15 kilómetros de esta ciudad. En esta ocasión, los ladrones se llevaron 26.000 balas de calibre 9 milímetros.

La noticia, recogida por lanación.com, se tradujo en la suspensión inmediata de dos oficiales y de cinco suboficiales que estaban encargados de la custodia del armamento, a sumar al oficial y los cuatro suboficiales suspendidos por el robo del misil.

La investigación ha relacionado estos dos robos por su cercanía temporal y por el sector al que afectan. No obstante, a diferencia del misil, que supuestamente no está operativo, las balas pueden ser utilizadas por cualquier arma del calibre adecuado, en este caso 9 mm. Lo preocupante de este hecho es que precisamente las pistolas de este calibre son las que están más relacionadas con los delitos, incluidos los asesinatos.

El coste de la munición sustraída asciende a 260.000 pesos, sin contar el misil, que cuesta 435.000 pesos, si bien en el mercado negro el precio de las balas podría doblarse fácilmente debido al anonimato que implica su adquisición fuera de los círculos legales.

El problema es que no es la primera vez que ocurre algo parecido. En febrero de 2011 desaparecieron 154 fusiles FAL, piezas para el armado de 250 fusiles, una ametralladora MAG (calibre 7,62 mm.), piezas de cinco ametralladoras (calibre 12,7 mm.) y una pistola de 9 milímetros.

A mediados de 2012 se denunció otro suceso similar que también afectaba al Ejército argentino. Esta vez la sustracción se había cometido en 2010 e incluía 274 correderas, 282 cerrojos, 288 armazones, 512 cajones de mecanismo y 45 cañones de repuesto de fusiles. En 2004 se descubrió que los fusiles FAL del Ejército estaban en manos de narcos de las favelas de Río de Janeiro.


Fuente:
Infodefensa

0 comentarios: