23 septiembre 2014

FF.AA. paraguayas tienen cuerpo poco operativo, dice ministro





La reforma militar busca racionalizar recursos materiales y humanos de las FF.AA., que “tiene una cabeza grande con un cuerpo (pequeño) dificultado en su operatividad”, dijo ayer el ministro de Defensa, Soto Estigarribia, tras asistir al Senado, que inició el estudio del proyecto de reorganización militar.

El Gral. de Ejército (SR) Bernardino Soto Estigarribia acudió –convocado– a la Comisión de Asuntos Constitucionales, Defensa Nacional y Fuerza Pública del Senado, que comenzó el estudio del proyecto de ley de reforma de la 216 de Organización General de las Fuerzas Armadas, después de siete meses de su presentación al Congreso por el Ejecutivo.

El ministro de Defensa dijo a la prensa que acudió para fundamentar el proyecto y responder algunas consultas. Explicó que se plantea una reducción del Ejército, mediante la eliminación de los tres grandes cuerpos de Ejército, que serán reemplazados por dos divisiones, una en la Región Oriental y otra en la Occidental, que a su vez van a ser integradas por brigadas.

Señaló que en la Armada “las unidades dispersas se estarían aglutinando bajo un comando de operaciones navales” y en la Fuerza Aérea Paraguaya (FAP) habrá una prefectura aeronáutica, que actualmente ya está funcionando, pero por un decreto del Ejecutivo.

La otra innovación del proyecto, que ya generó controversias porque hay sectores militares opuestos, como algunos retirados, es la inclusión del ministro de Defensa en la cadena de mando militar. Soto Estigarribia argumentó que este cambio es importante porque el ministro de Defensa dejará de tener una función meramente administrativa para ser una instancia con autoridad para “influenciar en los diversos aspectos que hacen a las FF.AA.”. Agregó que también el ministro será un colaborador más eficiente del Presidente de la República en su calidad de comandante en jefe porque “muchas cosas rutinarias” pasarán bajo responsabilidad del ministro de Defensa. Dijo que el Paraguay con esta innovación se pondrá a tono con los demás países de la región.

Los críticos a esta inclusión sostienen que un ministro de Defensa político puede reiniciar un proceso de partidización de la institución castrense.

El ministro de Defensa siempre estuvo en la cadena de mando militar hasta que en 1943 fue apartado de esa función, explicó Soto Estigarribia.

El titular de Defensa reiteró ayer que existe consenso en la cúpula militar sobre las reformas que se quieren hacer en las FF.AA.

Soto Estigarribia fue a la comisión del Senado acompañado de un grupo numeroso de jefes militares, además de los viceministros de las Fuerzas Armadas, contralmirante (SR) Rubén Carmelo Valdez, y de Defensa, Gral. de Brigada (SR) Víctor Picaguá Araújo.

Una de las consecuencias de una eventual reducción de la estructura de las Fuerzas Armadas es la disminución de la cantidad de jefes militares, entre los que serán afectados sobre todo los del grado de general al desaparecer varias divisiones, según fuentes castrenses.


FUENTE:
abc.com.py