12 junio 2014

El submarino argentino ARA San Juan, de nuevo operativo





En ceremonia realizada en los astilleros de Tandanor, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, entregó oficialmente a la Armada Argentina al submarino ARA San Juan, tras pasar por el proceso de reparación y mejoras de media vida.

Los trabajos que se iniciaron en el año 2007 y se extendieron más de lo previsto por diferentes problemáticas (formación de personal y falta de presupuesto, entre otras), incluyeron el corte del navío, mediante un procedimiento que hacia décadas que no se realizaba en Argentina, para poder realizar el recambio de sus cuatro motores MTU.

Las reparaciones y mejoras incluyeron, además del recambio de motores, la recorrida de los tubos lanzatorpedos, de los cuales uno estaba fuera de servicio y otro dañado; se recorrió todo el sistema hidráulico del submarino, tarea importante considerando la instalación de nuevas baterías, lo que genera un riesgo de contaminación en el sistema hidráulico por deshechos de las mismas (grasa, macropartículas, etcétera.); se reemplazaron las baterías sin vida útil y se replacaron y refaccionó al resto; se recorrió todo el sistema eléctrico del buque; se agregaron nuevos sistemas de navegación, incluyendo un nuevo radar, y se recorrió completamente el sistema de periscopio.

El ARA San Juan es un submarino clase TR1700 alemana de 2.100 toneladas de desplazamiento (en superficie), preparado para desarrollar una velocidad máxima de 15 nudos en superficie y 25 sumergido. Dispone de treinta días de autonomía, cuenta con seis tubos lanzatorpedos de 533 mm (carga 22 torpedos) y es tripulado por 37 marinos.

La posibilidad de un sumergible nuclear

Con el retorno de este navío la fuerza operativa de submarinos argentina vuelve a estar conformada por tres unidades, dos TR1700 activos (ARA San Juan y ARA Santa Cruz) y un único U209, el ARA Salta.

Aún resta saber que pasará con el ARA Santa Fe, también clase TR1700, el cual fue construido en Argentina hasta más del 50 % (algunas fuentes citan hasta el 70 %) en la década de los años ochenta y el cual sería posible terminar si se consiguen los recursos financieros necesarios. Inclusive para esta última unidad se ha analizado la posibilidad de convertirla en nuclear con la instalación de una variación del reactor nuclear denominado CAREM (Central Argentina de Elementos Modulares) diseñado por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNE) y que ahora se encuentra en producción a nivel nacional.


FUENTE:
Infodefensa