22 abril 2014

Armada mexicana destina menos dinero para sustituir sus buques





La Armada de México ha destinado menos recursos para sustituir sus buques, a cambio de priorizar los refuerzos en el ámbito terrestre.

Según el periódico La Jornada, la Secretaría de Marina (Semar) de México ha incrementado en los últimos años sus responsabilidades y atribuciones en el ámbito terrestre; sin embargo, esa participación contrasta con una paulatina reducción de los recursos para proyectos estratégicos, como el Programa Permanente de Sustitución de Buques de la Armada de México, cuyo objetivo principal es contar con capacidad operativa suficiente –una flota naval adecuada– para garantizar el estado de derecho en el mar.

Desde 2009 hasta la fecha, ese programa ha reducido paulatinamente la cantidad de presupuesto aprobado por el Congreso y el presupuesto ejercido, al grado de que en 2014 los recursos suman cero dólares.

La Armada de México cuenta actualmente con 189 embarcaciones, de las cuales al menos 30% ya sobrepasó su vida útil. De acuerdo con las estimaciones de la Dirección General de Construcciones Navales, en 2011 se calculaba que, para renovar la flota obsoleta, se necesitaban 25 años con la construcción anual de cuatro buques.

El Programa Sectorial de 2013 a 2018 de la Semar señala que en los 10 años de vigencia del Programa Permanente de Sustitución de Buques se han construido 16 patrullas oceánicas y cuatro costeras, y que tres de estas últimas se encuentran actualmente en proceso de sustitución.

En el documento, la institución afirma que tiene como política institucional el impulso del desarrollo marítimo del país, ya que dentro de la ejecución de su Programa de Sustitución de Buques fortalece la incorporación de la industria naval y con ello el desarrollo marítimo y la economía nacional.

Sin embargo, el proyecto sexenal de la Dirección General de Construcciones Navales (2006-2012) preveía la fabricación de 24 unidades de superficie, de las cuales solo se construyeron 14. Es decir, la renovación de la flota naval fue del 40%, a pesar de que el alto mando de la Semar destinó más dinero del que estaba en los presupuestos de egresos de ese lapso.

De 2009 a 2011 la Semar gastó más recursos para la renovación de su flota que los aprobados por el Congreso.

En 2009, ejerció 48,3 millones de dólares cuando tenía aprobados 29,2 millones; en 2010 gastó 73,3 millones de dólares cuando tenía autorizados 35,6 millones; en 2011 gastó 38,9 millones de dólares, aunque podía ejercer 24,9 millones.

En el último año del gobierno de Felipe Calderón (2012), cuando la participación de la Infantería de Marina se incrementó en el combate al narcotráfico y al crimen organizado, se aprobaron 29,3 millones de dólares para la renovación de la flota, pero se utilizaron únicamente 22,7 millones.

En el primer año del actual ejecutivo (2013), la tendencia a utilizar más infantes en labores de seguridad pública se mantuvo hasta el punto que las principales capturas fueron a manos de personal de la Armada de México.

A pesar de que para el año pasado los legisladores aprobaron 75,2 millones de dólares para la renovación de la flota naval, sólo se utilizó un total de 33 millones para tal fin.

Para 2014 el Congreso aprobó una cifra histórica para el programa referido, 98,6 millones de dólares. Sin embargo, en el primer trimestre, de acuerdo con información de la propia Semar, la dependencia no ha empleado ni un dólar de esa cantidad.


FUENTE:
Infodefensa