03 enero 2014

Paraguay inicia la modernización de sus fuerzas armadas para mejorar su operatividad






El presidente, Horacio Cartes, tiene en sus manos el proyecto de ley que reforma la organización de las Fuerzas Armadas paraguayas.

La reforma implica la modificación de la Ley 216 con una nueva ordenanza más actualizada, para redimensionar las fuerzas y modificar su antigua estructura por una más moderna y capaz. De esa forma, por ejemplo, se quiere convertir a los cuerpos de Ejército en divisiones para que se puedan racionalizar tanto los materiales como el personal y, de esa manera, mejorar la operatividad de las fuerzas y lograr un despliegue más eficiente y rápido en el país, acompasando las nuevas tendencias en materia de defensa nacional que imperan en el mundo. Existe un total acuerdo en los mandos militares para llevar a cabo esta modificación que además permitirá una mayor y mejor interoperabilidad entre las fuerzas militares paraguayas y sus pares tanto de la región como de fuera de ella.

Otro de los grandes problemas que la actual legislación impone es que el ministro de Defensa no está presente en la cadena de mandos de las Fuerzas Armadas, lo cual resulta una excepción en la región, pues los demás países sí tienen a sus ministros de Defensa incluidos. Esto genera problemas tanto burocráticos y prácticos, pues por ejemplo, en las reuniones de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) todos los países envían a sus ministros de Defensa como parte orgánica de las fuerzas armadas de su país, mientras que Paraguay, por esa antigua ley, no lo puede hacer.

Reforma de la Ley de Defensa Nacional

Recientemente el Parlamento paraguayo aprobó en forma expedita la reforma de la Ley de Defensa Nacional y Seguridad Interna dando poderes especiales al Gobierno para movilizar a las fuerzas armadas con el fin de combatir a la insurgencia. Esta modificación permite que el Presidente de la República convoque a las fuerzas militares cuando existan acciones violentas que afecten o interrumpan la armonía del orden interno, contra las autoridades legítimamente constituidas o que impidan el libre ejercicio de sus funciones constitucionales y legales. Esta modificación, según el gobierno, permitirá que las fuerzas policiales y militares trabajen en conjunto para combatir al grupo subversivo Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) bajo un mando único coordinado por las carteras de Interior y Defensa.


FUENTE:
Infodefensa