13 noviembre 2013

El caza A-1M AMX se pone de largo en el mayor ejercicio aéreo de Latinoamérica







El caza brasileño A-1M AMX, modernizado por Embraer, ha debutado en el Cruzex Flight 2013, el mayor ejercicio de guerra aérea de América Latina. Estas maniobras han reunido en las bases de Natal y Recife más de 90 aeronaves y cerca de 2.000 militares de ocho países: Canadá, Chile, Colombia, Estados Unidos, Ecuador, Uruguay, Venezuela y, el anfitrión, Brasil. En el ejercicio, que se alarga hasta el viernes 15 de noviembre, participan aeronaves F-16, F-5, Mirage 2000, A-37 Dragonfly, IA-58 Pucará, A-29 Supertucano, AH-2 Sabre (helicóptero de ataque), H-60L Blackhawk y aviones cisterna Boeing 767 Júpiter, de Colombia; KC-135, de Estados Unidos; KC-137, de Chile; y CK-130, de Brasil.

El A-1M AMX, que muestra estos días y en estos ejercicios por primera vez sus capacidades operativas, ha sido actualizado por Embraer Defesa e Segurança en sus instalaciones de Gavião Peixoto, en el estado brasileño de Säo Paulo.

Se trata prácticamente de un nuevo avión en cuanto a sus sistemas. El aparato equipa un nuevo radar multimodo SCP-01 Scipio (desarrollado por Mectron/Selex Galileo), sensores avanzados como el IRST (frontal de infrarrojos), receptores de alerta de radar (RWR, por sus siglas en inglés) actualizados e integrados, nuevos sistemas de autodefensa ECM (contramedidas electrónicas), sistema Sky Shield de interferencia electrónica de señales, un contenedor de designación de blancos Litening II para municiones inteligentes, visor integrado junto al ojo HMD, y gafas de visión nocturna (NVG). Además ahora puede montar nuevo armamento, como misiles anti-radiación MAR-1, misiles antibuque como el futuro MANSUP, bombas guiadas de precisión y misiles aire-aire de autodefensa MAA-1B Piranha, de diseño y fabricación brasileña. Las novedades se completan con un nuevo panel digital de alta resolución y capacidades HOTAS (controles en el mando de gases) ampliadas.

El A-1M modernizado opera en Natal junto con otros A-1A más antiguos capaces de portar designadores Litening instalados en la línea central de sus fuselajes, con lo que actúan como marcadores de objetivos del primero.

Se modernizarán 43 unidades

Tras la evaluación de los resultados obtenidos durante el Cruzex Flight 2013 sus desarrolladores esperan que surjan unos nuevos conceptos operacionales y de doctrina. De momento ya se conoce que el A-1 ha afilado sus garras manteniendo sus buenas cualidades de largo alcance y de capacidad para portar distintos armamentos.

Con la modernización de 43 unidades se logrará mejorar el apoyo logístico y el mantenimiento de estos aviones que en origen, a partir de 1989, fueron fabricados en tres lotes diferentes entre sí. Sus desarrolladores consideran al A-1M AMX como un nuevo avión en el que se mantiene lo bueno que ya había en el antiguo A-1A. Este programa de modernización del A-1 para la transformarlos en la serie M se completará previsiblemente en 2017.



FUENTE:
Infodefensa

0 comentarios: