25 julio 2013

Perú rinde homenaje al Suhoi Su-22 con la inauguración de un monumento




En vísperas de conmemorarse el Día de la Fuerza Aérea del Perú y el 72° Aniversario de la inmolación del Capitán FAP José Quiñones Gonzáles, el Comandante General, Jaime Figueroa Olivos, acompañado del Alto Mando, inauguró un monumento histórico de la aeronave Sukhoi Su-22. Los Sukhoi Su-22 fueron una de las aeronaves más significativas de la Fuerza Aérea que se caracterizó – al momento de su incorporación – por sus innovadoras alas de geometría variable y estar diseñadas para cumplir misiones de interdicción, combate aéreo y apoyo táctico a las fuerzas terrestres.

Su historia en la Fuerza Aérea se inició en octubre de 1976 cuando el gobierno militar, tras esperar en vano por más de seis meses la autorización de Washington para adquirir 18 Northrop F-5 Tiger II, aceptó una oferta de la entonces Unión Soviética para suministrar – por un monto de 250 millones de dólares - 36 caza-bombarderos Sukhoi Su-22: 32 monoplazas de la versión Su-22 Fitter F y 4 biplazas de entrenamiento Su-22U Fitter E. Tras su arribo en junio de 1977 fueron asignados al Grupo Aéreo N° 11 ubicado en la Base Aérea “El Pato” (Talara).

En 1981 se incorporó otro lote de aeronaves más modernas: 16 SU-22M3 Fitter J y 3 SU-22UM Fitter G, los cuales pasarían a formar parte del Grupo Aéreo No. 4 con sede en la Base FAP La Joya (Arequipa). A lo largo de su vida operacional, los SU-22 entraron en acción en dos ocasiones, ambas contra Ecuador. La primera, en 1981 durante el Conflicto de Falso Paquisha donde su participación se limitó a operaciones de reconocimiento aéreo e inteligencia electrónica con la utilización de góndolas KKR-1 (Kunteyner Komplesksnoi Razvedki) conformada por 3 cámaras y una estación ELINT Virazh; mientras que en 1995 realizaron – durante el Conflicto del Alto Cenepa - más de 80 misiones de combate – en especial misiones de apoyo táctico a baja altura - y alrededor de 120 horas de vuelo efectivo, a costa de perder dos naves y sus respectivos pilotos.

En agosto de 1997, mientras la Fuerza Aérea comenzaba a recibir los MiG-29S Fulcrum y SU-25K Frogfoot adquiridos a Bielorrusia, se tomó la medida de integrar a los SU-22M/UM al Grupo Aéreo No. 11. Finalmente, en mayo de 2006 – tras el accidente de un Su-22UM durante un vuelo de entrenamiento – se tomó la decisión de retirarlos del servicio a pesar de que la Fuerza Aérea aun contaba con unos 19 aparatos de la versiones SU-22 Fitter F/J y un SU-22U Fitter G. Un final poco digno para una flota de aeronaves que en 30 años logro acumular casi 40,000 horas de vuelo y la formación de unos 150 pilotos de combate, de los cuales 7 cayeron en accidentes operacionales y 2 en misiones de combate.


FUENTE:
Defensa.com