21 junio 2013

Nuevos Cirrus SR-22T entregados a la Fuerza Aérea de Chile




Las dos primeras aeronaves, compradas a Cirrus vía su representante en Chile, Aerocardal, llegaron directamente desde los Estados Unidos. A efectos del viaje recibieron las matriculas provisorias N381AT y N102NE para luego recibir los numerales definitivos 235 y 236 de la Fuerza Aérea de Chile. Por el momento, operarán desde la Base Aérea El Bosque, sede de ENAER y de la Escuela de Aviación donde, contradictoriamente a cuanto ha informado el Gobierno, cumplirán misiones de enlace y vuelos operativos para los pilotos asignados a misiones en tierra. Dichas misiones están hoy asignadas a los Piper PA-28-236 Dakota, ensamblados en Chile hace más de 3 décadas.

En este sentido hay que destacar que la adquisición de los Cirrus para los objetivos de gobierno se traduce en incluir una serie de nuevas misiones totalmente exógenas a la Fuerza Aérea de Chile que, a la fecha, hacen parte de las funciones de las dos policías chilenas – Carabineros y Policía de Investigaciones-. En general, las Fuerzas Armadas chilenas han estado reacias a involucrarse en misiones de narcotráfico y contrabando, con la salvedad de la Armada a través de la Dirección General del Territorio Marítimo y Marina Mercante.

En noviembre de 2011, el Gobierno chileno informaba la compra de 3 Cirrus SR-22T a un valor aproximado de USD 500.000 cada uno destinados al combate del narcotráfico y el control de algo menos de 200 pasos fronterizos ilegales . Dentro de las características del avión, la capacidad de volar a 25.000 pies gracias al motor Continental con turbo cargador TSIO-550-K de 315 HP.

Los SR-22T forman parte del denominado plan Frontera Norte, que deberá estar en total ejecución en 2014 y demandará una inversión de más de 70 millones de dólares, a los que sumarán 10 millones para desarrollar operaciones de inteligencia y si se considera reforzar simultáneamente la frontera marítima. Dicho plan apunta a disminuir la inmigración ilegal, contrabando, tráfico de drogas y de vehículos principalmente con Bolivia que recibe gran parte de los vehículos robados por encargo en Chile.


FUENTE:
Defensa.com