02 enero 2013

Reino Unido consideró bombardear Argentina durante la guerra de Malvinas




El Reino Unido consideró bombardear la Argentina en su territorio continental durante la guerra de Malvinas en 1982, según documentos oficiales británicos que estaban protegidos bajo la ley y que fueron publicados hoy luego de 30 años.

Margaret Thatcher, quien fuese la primer ministro que dirigió el Reino Unido durante la guerra para reclamar el grupo de islas del Atlántico Sur, ordenó un informe sobre la posibilidad de una respuesta bélica latinoamericana si Inglaterra tomaba acciones militares contra territorio continental argentino o sus islas, según publica hoy una serie de artículos el diario Financial Times.

El entonces secretario privado de Thatcher, John Coles, pidió al servicio de inteligencia del Ministerio de Relaciones Exteriores británico para que investigue las posibles reacciones si el Reino Unido tomaba decisiones “nuevas y/o dramáticas”. Sin embargo, Coles aclaró que la primer ministro no consideraba tales acciones por el momento.

Bajo la firma de la periodista Hannah Kuchler, el artículo destaca que hubo otra nota desde Downing Street (domicilio legal del primer ministro británico) fechada en mayo de 1982, en la cual se presentaban opciones para la reposición de los territorios marítimos británicos y en la que se barajaban las posibilidades de ataques a territorios continentales y hasta aterrizar sobre el sur de la Argentina. Pero, se advertía que esta acción podría provocar un “grave daño” en el apoyo internacional sobre el gobierno británico.

Una tercera nota desde el Departamento de Defensa discutía la posibilidad de atacar aeropuertos militares argentinos, pero ello requeriría un "esfuerzo de bombardeo muy grande" con un "alto grado de precisión" para evitar bajas civiles.

Este informe fue enviado el 11 de mayo de 1982, a más de un mes de iniciado el conflicto, pero antes de que los ingleses desembarcaran en las islas, y también se dijo que un ataque contra el continente podría ser difícil de justificar legalmente y políticamente.

“Sería llevar a represalias generalizada contra los intereses británicos y personal, sobre todo en el continente sudamericano”, dijo la nota.



FUENTE:
Cronista.com

0 comentarios: