29 octubre 2012

Nuevo avión presidencial de México costará 189 millones de dólares





Boeing y la Secretaría de la Defensa Nacional de México (Sedena) habrían fijado en contrato el precio por 139 millones de dólares del nuevo avión presidencial, un Boeing 787-9 Dreamliner , contrato para ser firmado, de forma tentativa, para la primera semana de noviembre, según informó el periódico mexicano Excelsior.

La misma publicación agregó que la Secretaría de Hacienda de México confirmó que está en curso el proceso para la adquisición de la nueva aeronave presidencial (designado como el TP-01) e informó que las negociaciones están ancladas a la compra de una flotilla por parte de la empresa Aeroméxico.

El precio de lista del 787-9 es de 190 millones de dólares, modelo similar al de algunas unidades que ordenó Aeroméxico al fabricante estadounidense Boeing, con lo que el gobierno mexicano logró que Boeing le diera un buen descuento para la compra del Dreamliner. Esto gracias a que la empresa Aeroméxico se comprometió a adquirir 100 aviones a la firma estadunidense para los próximos años, entre ellos diez del mismo modelo que pretende equiparse como TP-01, en una inversión de 11.000 millones de dólares, como consignó también Excelsior.

La aeronave, en su versión comercial, tiene capacidad para realizar vuelos trasatlánticos sin escalas y está diseñada para transportar entre 250 y 290 pasajeros.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, indicó que la compra del Dreamliner para habilitarlo como avión presidencial está en proceso de evaluación y revisión. El funcionario señaló que cuando se termine el proceso de negociación con la empresa, se dará la información respectiva. “Hay el dato, y creo que fue muy afortunado, de que Aeroméxico realizó una adquisición muy importante de aviones y eso permite anclar la negociación para que los términos y condiciones, en su caso, sean exactamente las mismas que las de esa aeronave”, dijo Meade y agregó que habrá transparencia y claridad en el proceso.

En tanto, fuentes de Aeroméxico cercanas a la operación comentaron que siempre se buscó apoyar al gobierno federal en la adquisición del nuevo avión presidencial, condicionando un precio más económico a cambio de firmar su carta intención para adquirir 90 aviones Boeing 737-8 MAX y diez 787-9 Dreamliner.

Dentro del paquete de compra, la aerolínea se encargará de capacitar a pilotos, ingenieros y mecánicos para la nueva aeronave del gobierno, y será la responsable de abastecer las refacciones, según las fuentes. Además, se prevé la adquisición de un simulador de vuelo para este equipo por parte de la línea aérea, que podría llegar a finales de 2013 o principios de 2014, que será de mucha ayuda en la capacitación de pilotos del gobierno, así como de otras aerolíneas que quieran rentarlo, y así no tengan que viajar a Estados Unidos u otras naciones.

De acuerdo con la publicación de Excelsior, sí hubo negociaciones con la empresa Airbus, quien entró a la puja por el contrato del nuevo TP-01 hace un mes, pero que debido a que no hubo descuento, el gobierno mexicano optó por quedarse con Boeing.



FUENTES:
Infodefensa
Foto Boeing

0 comentarios: