02 febrero 2012

Colombia: nuevo atentado de las FARC dejó seis muertos





Las FARC dispararon el jueves misiles de fabricación casera contra un cuartel de policía de un pueblo del sur de Colombia en un nuevo ataque que dejó al menos seis muertos, incluido un niño, en medio de un recrudecimiento de las acciones de los rebeldes, informaron las autoridades.

Los insurgentes de las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lanzaron cilindros de gas repletos de explosivos contra la estación de policía del municipio de Villarica, una conflictiva región montañosa del departamento del Cauca, considerada estratégica para la producción y exportación de cocaína.

El ataque, que también dejó 15 heridos, se produjo un día después de que rebeldes del mismo grupo detonaron una poderosa bomba contra el cuartel de policía del puerto de Tumaco, en el departamento de Nariño, en la costa Pacífica, acción que dejó nueve personas muertas y 71 heridas.

“La situación es lamentable. Tenemos seis muertos, cinco civiles y un policía, además de la destrucción del puesto de policía y varias edificaciones”, dijo el alcalde de Villarica, Juan Guillermo Mina.

INTENSIFICAN SUS ATAQUES

Las FARC, consideradas como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, han intensificado sus ataques en las últimas semanas como parte de una estrategia para demostrar su poder militar, de acuerdo con fuentes de seguridad y analistas.

Aunque el grupo rebelde ha sido debilitado por una ofensiva militar apoyada por Estados Unidos en la que han muertos varios de sus líderes, aún tiene la capacidad de realizar ataques de gran impacto.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, calificó a las FARC de “hipócritas” por hablar de paz mientras arrecian sus ataques golpeando a la población civil.

“Ese es el terrorismo que no trae sino miseria, pobreza y tristeza. No tiene ninguna justificación y lo que hace es alejar cualquier posibilidad de paz”, dijo Santos durante una visita a Tumaco.

El Gobierno colombiano ha descartado la posibilidad de iniciar un diálogo de paz con las FARC hasta que los rebeldes liberen a todos los secuestrados, suspendan sus ataques y anuncien su disposición de deponer las armas.

Pero el grupo guerrillero ha rechazado las exigencias por considerarlas como una rendición, lo que mantiene alejada la posibilidad inmediata de una salida negociada a la confrontación de casi cinco décadas.

Pese a los recientes ataques de las FARC, el Gobierno anunció el envío de más tropas de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional al suroeste del país, una de las zonas en donde todavía las FARC tienen una fuerte presencia y resisten la ofensiva en su contra.


FUENTE:
El Comercio.pe

0 comentarios: