07 noviembre 2011

Efectividad de medios navales en Centroamérica en la lucha contra el narcotráfico



En Centro América siguen cayendo grandes botines como resultado de la guerra contra las drogas, haciéndose necesario la mejora de medios y la necesidad de más recursos. Aunque no se ha hecho público, se ha notado la presencia de patrulleros de costa de 30 pies del tipo Intrepid en manos de la Fuerza Naval de Nicaragua desde el 2010 operando desde Puerto cabezas, y también era notable la presencia de lo que parecía un ARP-2001 taiwanés, meses antes en la misma zona. El modelo Intrepid puede operar en áreas poco profundas y es ideal para seguridad de puerto. Sus dos motores Mercury de 275Cv le permiten velocidades de hasta los 50 nudos.


En el acto de conmemoración del XXXI Aniversario de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua celebrado en la comandancia general de la FN-EN “Coronel Abraham Rivera” en agosto pasado, por ejemplo, su comandante, vicealmirante Roger Antonio González Díaz, detalló los duros golpes al narcotráfico, a incluir 6.392 kilos de cocaína y 865 kilos de marihuana, con valor de mercado de US$164 millones. Lo más interesante, desde el punto de vista operacional, seria la mención de la captura de 27 lanchas contrabandistas, con otras 65 embarcaciones capturadas por pesca ilegal. Y es que Nicaragua en particular suple sus necesidades operacionales con materiales capturados. Es así como se han reincorporado unas 40 lanchas, en su mayoría del tipo Eduardoño.

Estas lanchas rápidas han sido también incorporadas por las fuerzas navales de Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, y Costa Rica. Aunque hay varios diseños y tamaños, la más común tiene un desplazamiento de 2 toneladas, dimensiones 9,75 x 2,4 x 0,4 metros (32 x 7,87 x 1,31 pies), y una velocidad máxima de 30 nudos. Su alcance es de 200 millas náuticas, brindados por dos motores fuera de borda (usualmente Yamaha) de 200Cv, y generalmente equipados solo con radios y tal vez GPS. Tanto El Salvador como Guatemala han recurrido a sus astilleros artesanales para la adquisición de Tiburoneras INMENSA y/o similares, muy parecidas a los Eduardoño, y de casco de fibra de vidrio y consola central. En el caso salvadoreño se han adoptado otras tantas para uso general de la Infantería de Marina, equipadas solo con un motor fuera de borda y sin instrumentos de navegación.




Costa Rica: receptor de ayuda naval

Desde hace años, Costa Rica está recibiendo atención en sus descuidados recursos de patrulla marítima por parte de los EEUU. Los estadounidenses destinarían parte de los 1.975 millones de dólares de la Iniciativa Mérida destinados en el 2007-2009 para la remozación de uno de los patrulleros de 65 pies inoperables en Puerto Limón, Costa Rica. Esto significó un gasto de 900.000 dólares para la adaptación de nuevos motores, electrónicos, comunicación, radar y reparación del casco.

Entre otras cosas ha trascendido que de ese mismo monto total se gastarían 600.000 dólares para suplir dos interceptores del tipo Midnight Express. Se invertirían también 175.000 en la actualización electrónica de los patrulleros Punta a incluir sus sistemas de navegación, comunicación y radar, y se dedicarían 300.000 dólares para remozar y recuperar 4 Eduardoño de 25 pies, reparándoles sus motores, y sus sistemas de navegación y comunicación.

Del siguiente monto de 2.035 millones proporcionados por la iniciativa de seguridad regional en el periodo 2008-2010 se han presupuestado 1,6 millones dedicados a la renovación de dos de los mencionados patrulleros Punta, cosa que está en proceso, con el reemplazo de sus motores y transmisión, y ahora se sabe que se extenderá la remozación a los dos otros patrulleros de 65 pies aun en operaciones, además de terminarse el tercer bote Punta. De ese monto también se destinarían 300.000 dólares a la adquisición de un tercer bote del tipo Midnight Express, y se sugirió la compra de un cuarto. Además, se buscarán 135.000 dólares para instalarle FLIR en tres aviones del Servicio de Vigilancia Aérea.

Los 2,8 millones de dólares dedicados bajo la Iniciativa de Seguridad a Costa Rica para el 2009-2011 verían 2,5 millones dedicados a la renovación del patrullero Swiftships de 105 pies, a incluir el refuerzo de su casco, nuevos motores, y reemplazo de sus equipos de navegación, rastreo y comunicación. El resto (300.000) servirían para el cuarto interceptor Mid-Night Express.

Este Mid-Night Express es un interceptor de 39 pies con capacidad a los 55 nudos y radio de acción de las 400 millas náuticas. Está equipado con un radar de rastreo, GPS, capacidad NVG, y sistemas de comunicación, y es propulsado por cuatro motores Mercury de 300Cv. Hay que recordar que se acaban de entregar dos SAFE (Secure-Around-Flotation-Equipped) Defender a Costa Rica y se esperan otros dos.


FUENTE:
Defensa.com

0 comentarios: