17 octubre 2011

¿Verdad o ilusión en los anuncios de la argentina Fábrica Militar de Aviones?


A pocos días de las elecciones presidenciales en la Argentina, un nuevo aniversario de la antigua Fábrica Militar de Aviones, cuna de la industria aeronáutica nacional, fue motivo y oportunidad de algunos anuncios que los analistas especializados toman con pinzas en vista de la experiencia y los resultados a través de tantas décadas.

Anunciar la fabricación de cuarenta aviones IA-63 Pampa en un tiempo indeterminado, el desarrollo de un avión de entrenamiento básico para un mercado regional que no lo requiere y el indicio de tratativas para producir un helicóptero de origen chino de tipo desconocido y en tiempo y cantidades a definir, nos trae más interrogantes que realidades.

Mientras en el interior de la fábrica languidecen desde hace bastantes años una decena de células de aviones Pampa sin poder ser concluidos, la extrema lentitud para finalizar con las reparaciones habituales de aeronaves, o la remotorización de los Pucará con los Pratt & Whitney PT-6 como propulsor seleccionado, a espera de su comienzo en un no muy claro lapso, ahora se habla de conversaciones con una empresa de origen chino, CATIC (China National Aero-Technology Import & Export Corporation), para producir piezas y partes en una primera instancia para luego montar una máquina de modelo no precisado y cantidades a estudiar, cuando las Fuerzas Armadas y de Seguridad han seleccionado proveedores de otro origen e incluso se están por incorporar aeronaves Mil Mi-17 y AB-206 para la FAA y el EA respectivamente.

Las Fuerzas como Gendarmería y la Prefectura Naval operan y siguen eligiendo helicópteros de origen francés mientras que las policías han optado también por la línea Eurocopter, restando mercado a alguno por venir.

Ni hablemos del mercado civil en donde sólo operan máquinas de renombre y con todas las certificaciones, difícilmente tenga espacio un helicóptero de origen dudoso y desconocido en la región.Años atrás se mantuvieron reuniones para lograr la producción en Córdoba de helicópteros Bell-212 y tiempo después también con la italiana Agusta para montar algún modelo de su línea, en ambos casos se firmaron acuerdos y planes que nunca llegaron a ver la luz.



FUENTE
Defensa.com

0 comentarios: