28 octubre 2011

Rosoboronexport prepara en Perú un centro de mantenimiento de helicópteros




La entidad rusa Rosoboronexport anuncia que el segundo lote de helicópteros Mi-171Sh entregados al Ministerio de Defensa de Perú el pasado septiembre han superado las pruebas de recepción y ya se encuentran en servicio. Un hito con el que destacan la gran colaboración militar-técnica entre ambos países y, como prioridad en la agenda, “la creación de un centro de servicio para el mantenimiento y reparación general de los helicópteros Mi-8, Mi-17 y Mi-26T”, explica la agencia en un comunicado.

Rosoboronéxport “propone al Perú desarrollar activamente las relaciones en el rubro de modernización, compra del material blindado y naval, radares, cohetes antitanques y antiaéreas, armas de infantería y municiones, al igual que los medios técnicos de instrucción”, continúa la compañía.

El mencionado contrato de suministro de helicópteros, que incluía un primer lote suministrado en mayo de 2011, fue firmado con la agencia estatal rusa en 2010 e incluye el material necesario para asegurar el empleo de las aeronaves.

Por todo ello, Rosoboronexport concluye haber cumplido con todos los compromisos asumidos por la Federación de Rusia conforme al contrato dado, que se dará por finalizado al expirar el plazo de garantía para los helicópteros Mi-171Sh y Mi-35P.


Perú, principal socio de la industria rusa

Perú ha sido uno de los primeros socios latinoamericanos de Rusia (antes URSS) en la esfera de colaboración militar-técnica. En general, el volumen dicha colaboración se ha valorado en 130 millones de dólares.

El comienzo de estas relaciones tuvo lugar el 1 de febrero de 1969 con el establecimiento de las relaciones diplomáticas. A partir del año 1973 para el Perú se han suministrado los carros blindados Т-55, aviones MiG-29, helicópteros Mi-8 y otros productos de alta tecnología.

Desde entonces, Perú se ha convertido en uno de los socios líderes de Rusia en la América del Sur, ocupando el primer puesto en las compras del material aeronáutico civil y militar, explica Rosoboronexport.

En la primera década de los años 2000, se ha iniciado nuevo auge de colaboración y con carácter prolongado y estratégico.

El primer paso de prueba en restablecimiento de la colaboración militar-técnica se dio con la firma de los contratos de modernización y reparación de los helicópteros Mi-17 y de los cazas MiG-29. Un paso más ha sido el contrato para la adquisición por parte del país suramericano de los cohetes antitanques rusos Cornet E.

En 2010, los especialistas del Ministerio de Defensa del Perú optaron por los helicópteros Mi-171Sh y Mi-35P debido a sus características como fiabilidad, resistencia, sencillo empleo en las condiciones de un clima complicado, armamento potente, de muy fácil reparación y un potencial considerable para la modernización, comenta la agencia rusa.

La calidad de los helicópteros de la casa Mil, la confirman últimos acontecimientos en el Perú, en donde estos aparatos se emplean activamente en la lucha contra los destacamentos de los terroristas y narcotraficantes en los valles de los ríos de Apurímac y Ene. Según los medios de información peruanos, uno de los “molinetes” rusos ha caído en la emboscada durante una de las operaciones de combate del mes septiembre y, pese a los daños serios, regresó exitosamente a la base.


Misiones humanitarias

Rosoboronexport destaca los medios que se utilizan en tiempo de paz para el cumplimiento de las misiones humanitarias de superación de las consecuencias de cataclismos devastadores que frecuentan en la América Latina. En las operaciones de rescate más complicadas han adquirido reputación los automóviles multipropósito de la familia Ural.

Los Urales rusos son altamente apreciados en la América Latina, en México se han empleado para superar las consecuencias del huracán Katrina, en Uruguay han sido utilizados en las misiones de la ONU en Congo y Haití; en Guatemala, en las operaciones contra narcotráfico. Así, en esta categoría se incluyen los automóviles con blindaje Tigr para operaciones especiales y de rescate. Actualmente estos automóviles se suministran para el Ministerio Interior del Uruguay.

Rosoboronexport continúa promoviendo de forma activa y progresiva los productos del Complejo Militar Industrial nacional en el mercado latinoamericano de armamento – mercado de singular perspectiva e importancia para la Rusia, aún más, tomándose en consideración el hecho de que los volúmenes de suministros del armamento ruso en esta región han crecido considerablemente, explica la agencia estatal.

Así, Rosoboronexport destaca de su oferta a los socios latinoamericanos, no sólo el armamento y material acabados, sino un amplio abanico de servicios de post garantía, reparación, suministro de las piezas de repuesto, modernización, blindaje, así como fabricación licenciada de armamento y material (offset directo e indirecto, transferencia de tecnologías también).


FUENTE:
Infodefensa.com

0 comentarios: