12 octubre 2011

México rechaza la oferta republicana de intervención de tropas de EEUU en su territorio



La oferta del republicano Rick Perry no ha tenido buena acogida entre sus vecinos. El embajador de México en Washington, Arturo Sarukhan, ha descartado el ofrecimiento hecho por el actual gobernador del Estado de Texas, Rick Perry, y aspirante a la candidatura republicana en las elecciones de 2012, quien este fin de semana aseguraba que la lucha contra el narcotráfico en México podría necesitar de la ayuda in situ de tropas norteamericanas. En un acto de campaña en el Estado de New Hampshire, Perry dijo que el conflicto contra los cárteles de la droga “podría requerir a nuestros militares en México trabajando concertadamente con ellos (los mexicanos), para matar a estos cárteles de la droga y mantenerlos fuera de nuestra frontera y destruir sus redes”.

Sarukhan, por su parte, confirmó que la posibilidad del envío de tropas “no es un componente que se esté previendo, ni forma parte de estos esquemas enormemente innovadores que México y Estados Unidos hemos estado utilizando para enfrentar al crimen organizado transnacional”.

La violencia de los clanes del narcotráfico ha provocado en México más de 41.000 muertos desde diciembre de 2006, cuando Calderón lanzó un operativo con más de 50.000 militares contra el crimen organizado. En esta lucha, la corrupción entre los cuerpos de seguridad del estado es una de las mayores lacras. En los últimos días más de 200 policías han sido detenidos en el estado mexicano de Nuevo León, acusados de trabajar para los narcos, en tanto que otros 113 están siendo investigados, en el marco del proceso de limpieza de la Policía que el presidente, Felipe Calderón, ha impulsado en todo el país.

Según informa Europa Press, en el municipio de Santa Catarina han sido detenidos 44 policías municipales, después de que un grupo de hombres armados, que supuestamente trabajan para Los Zetas, acusara a los agentes de proteger a este cártel. Tras este operativo, el municipio, perteneciente al área metropolitana de Monterrey, capital de Nuevo León, se ha quedado con tan solo 61 policías y 42 agentes de tránsito, por lo que su alcalde ha solicitado el apoyo de los militares para garantizar la seguridad de sus 320.000 habitantes.

Con esta estrategia, el Gobierno de Nuevo León pretende limpiar de agentes corruptos las corporaciones estatales y municipales, que serán sustituidas por una nueva institución, la Fuerza Civil. La intención de Calderón es realizar operativos similares en todos los estados mexicanos.


FUENTE:
Defensa.com

0 comentarios: