09 agosto 2011

Ministro de Defensa de Brasil, Nelson Jobim, renuncia a su cargo


La repercusión negativa que las declaraciones de Nelson Jobim causaron dentro del Gobierno, especialmente después de asumir el mismo que votó al adversario de Dilma Rousseff en las elecciones presidenciales de 2010 (el candidato José Serra) llegó a su culmen el jueves 3 de agosto cuando fue anunciada su dimisión. Según la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia, Jobim será sustituido por el ex canciller Celso Amorim, al frente del Ministerio de Exteriores durante los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva entre 2003 y 2010.

En entrevista a una revista nacional, el ya ex ministro de Defensa realizó duras críticas a dos ministras del equipo de la presidenta Rousseff y que ocupan cargos de confianza. Según Jobim, “la ministra de Relaciones Institucionales, Ideli Salvati, es “débil”, y Gleisi Hoffmann, ministra Jefe de la Casa Civil “no conoce Brasilia”, palabras que han enfadado profundamente a la mandataria brasileña.

De hecho, la dimisión no causa sorpresa, ya que había un acuerdo de transición tejido por el ex presidente Lula y que preveía, entre otras cosas, la permanencia de los comandantes de las tres Fuerza Armadas y del ministro de Defensa por, al menos, dos años de Gobierno.

En Brasil se entiende que Jobim sale del Gobierno con la cabeza alta. Durante su gestión al frente de la cartera, un ambicioso plan de reequipamiento de las Fuerzas Armadas fue puesto en marcha siguiendo las directrices del Plan Nacional de Defensa. Así, Jobim consiguió colocar el tema Defensa en el centro de los debates nacionales y también fue fundamental en el renacimiento de la industria de Defensa brasileña, un sector a la baja durante toda la década de los noventa. Interlocutor experimentado, Jobim contaba con el respeto de los militares, siendo considerado por muchos de ellos como el mejor ministro de Defensa en los últimos 30 años.

Modernización de las Fuerzas Armadas brasileñas

La Marina de Brasil dio comienzo a su Programa de Modernización enfocado en la compra de nuevos medios de superficie como escoltas, patrulleros oceánicos, navíos auxiliares y fragatas multimisióin, además de cuatro nuevos y modernos submarinos convencionales del tipo Scorpene y uno de tipo nuclear, el SN-BR, todos localizados en la nueva base (actualmente en construcción) en el litoral del estado de Río de Janeiro.

El Ejército de Tierra, confirmando su reorientación estratégica de invertir fuerte en la defensa de la Amazonia, lanzó programas con la visión de doblar sus efectivos en la región y la cantidad de pelotones especiales de fronteras, además de equipar a los mismos con sistemas de radares de baja altitud SABER, misiles tierra-aire del tipo MANPADS IGLA y desarrollar mejor la logística y apoyo al combatiente de selva.

Todo ello, sin olvidar el ambicioso programa del VBTP-MR Guaraní, un blindado 6x6 fabricado por IVECO y destinado a devolver al Ejército brasileño de una fuerza mecanizada dotada de alta movilidad, incluso aerotransportada, teniendo asegurado su industrialización con altos índices de participación de la industria local.

La Fuerza Aérea ya ha realizado la modernización de sus medios de combate, transporte y patrulla contando con la fuerte participación de empresas brasileñas. El concurso para la fabricación del nuevo caza de combate de la FAB, conocido como FX-2, se basó en la transferencia de tecnología y capacitación de la industria nacional, previendo la compra inicial de 36 unidades. El anuncio del vendedor deberá conocerse en 2012, pero las tres empresas finalistas (Boeing, Dassault y SAAB) continúan anunciando inversiones y asociaciones con empresas brasileñas.


FUENTE:
Infodefensa

0 comentarios: