30 agosto 2011

Brasil estrena el avión no tripulado Hermes en el Amazonas


La Fuerza Aérea Brasileña ha estrenado operativamente el Avión No Tripulado (UAV) Hermes RQ-450 durante la Operación Ágata, desarrollada en el Amazonas para frenar las actividades ilegales en la frontera entre Brasil y Colombia.


El nuevo UAV, de origen israelí y operado conjuntamente con los cazas A-29 Super Tucano y los aviones E-99, ayudó a localizar y destruir pistas de aterrizaje clandestinas, precisamente una de las funciones del RQ-450.

En apenas unas horas de vuelo, el Hermes recogió toda la información precisa para la misión de ataque. “Conseguimos saber varios detalles del objetivo e incluso pudimos comprobar que no había gente en el lugar y así garantizar la seguridad durante el lanzamiento de bombas”, explicó el teniente coronel Richard Laux, comandante del 1º/12º GAV-Escuadrón Hórus, la primera unidad militar de Brasil en utilizar los RQ-450 de forma operacional.

Durante la Operación Ágata, el Escuadrón Hórus está localizado en una pista oculta en la selva. Desde allí, el RQ-450 opera sobre una amplia zona de la región. Con una autonomía de hasta 16 horas, el avión, de apenas seis metros de largo, realiza misiones de reconocimiento, vigilancia, búsqueda e inteligencia. Todas las informaciones son transmitidas en tiempo real a los centros de mando de Manaus y Brasilia, la capital de Brasil.

Una de las principales ventajas de utilizar un avión dirigido por control remoto es que posibilita misiones de varias horas, con la rotación de las tripulaciones que operan en la estación de tierra. Además de evitar la fatiga, los militares permanecen lejos de cualquier amenaza que pueda darse, como el fuego hostil.

Además, los RQ-250 son silenciosos y difíciles de localizar, y, en caso necesario, tanto el avión como la estructura de apoyo pueden ser transportados a otra ubicación de forma fácil y rápida.


Tres pistas de aterrizaje clandestinas

Desde el inicio de la Operación Ágata, a principios de agosto, la Fuerza Aérea Brasileña ha localizado y destruido tres pistas de aterrizaje clandestinas.

La última fue descubierta el pasado jueves en la misma zona crítica del Amazonas donde se habían localizado las otras dos: la región conocida como “Cabeza de perro”, que comprende los límites territoriales de Brasil, Perú y Colombia.

A las 3 de la mañana, y utilizando gafas de visión nocturna y sistemas de reconocimiento de largo alcance, los aviones de la Fuerza Aérea Brasileña consiguieron lanzar ocho bombas de 230 kg sobre el objetivo, situado a unos 1.000 km de Manaus, capital del estado de Amazonas.

Un avión de reconocimiento radar R-99 localizó la pista y siguió la misión para garantizar la seguridad de la zona, con el apoyo del UAV RQ-450. El ataque fue realizado por cuatro cazas A-29 Super Tucano equipados con dos bombas cada uno. Además, los ordenadores de estos aviones calcularon automáticamente el punto de impacto, lo que aumentó la precisión del ataque en medio de la noche.






FUENTE:
Infodefensa

0 comentarios: