25 julio 2011

Los radares desplegados por Garré no detectan aviones narco en vuelo

El operativo “Escudo Norte” para combatir el narcotráfico y el contrabando en la frontera norte sigue generando polémica. A dos días de su puesta en marcha con toda la pompa por parte de Cristina Kirchner en Santiago del Estero, diputados de la oposición denunciaron que los 20 radares RASIT del Ejército “no sirven” y que tampoco son suficientes los 6 radares 3D (tres dimensiones) que prometió la Presidenta.

“Los RASIT son para las planicies, para movimientos de tropas y tanques. Llegan hasta la copa de un árbol, no sirven para detectar aviones ilegales”, sostuvo el diputado nacional Julián Obiglio (PRO), lo que se confirma en las características técnicas de los radares. En cuanto a los radares 3D dijo que su alcance es de 400 kilómetros. “Hay 3.600 kilómetros de frontera, y se necesitarían 12 o 13 para cubrirla. La Presidenta llevó un prototipo el miércoles y anunció que habrá otros seis que tampoco alcanzan, y recién para 2015”. El legislador también advirtió que si bien actuarán aviones Pucará de la Fuerza Aérea, tampoco está contemplado el derribo de aeronaves sospechosas.

Por su parte, una calificada fuente militar coincidió en que los RASIT son “ totalmente inútiles para el medio aéreo . A lo sumo brindarían una ayuda auxiliar al radar principal”.

El “Escudo Norte” se lanzó por decreto presidencial y tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre, aunque podría prorrogarse. La ministra de Seguridad, Nilda Garré, y el de Defensa, Arturo Puricelli, debieron salir a aclarar que se emplearán a las Fuerzas Armadas en cuestiones logísticas admitidas en la Ley de Seguridad Interior y que no significa su involucramiento en la lucha contra el narcotráfico, lo que violaría la frontera legal que existe entre seguridad interior y defensa nacional. Las FF.AA. se limitarán a transmitir información a la Gendarmería y a la Prefectura para que actúen, indicaron los ministros.

Pero el plan oficial fue cuestionado por diputados como Ricardo Gil Lavedra (UCR), que lo calificó de “efectista”; Pino Solanas (Proyecto Sur), quien alertó que “las fronteras son un colador” o Federico Pinedo (PRO) que lo tildó de “anuncio de campaña”.

Ayer se sumó la diputada nacional Griselda Gambaro (Peronismo Federal) para reclamar un “plan integral de lucha contra el narcotráfico” y que se incorporen radares “de manera urgente” hasta tanto estén disponibles los de fabricación nacional.

La oposición no parece objetar el desarrollo de los 3D en el INVAP pero sí que siga sin estar radarizado el espacio aéreo. Este prototipo llevó ocho años desde que en 2004 Néstor Kirchner apostó al desarrollo nacional de los 3D.

El diputado Obiglio es autor de un proyecto de “Plan Nacional de Protección de la Frontera Norte”, que fue suscripto en abril por quince legisladores del PRO y el Peronismo Federal, y contempla el polémico derribo de aeroanaves. Obiglio le aseguró a Clarín que el operativo “Escudo Norte” “se inspiró en nuestro proyecto, aunque incompleto” y recordó que tuvo cruces entonces con Puricelli: “El kirchnerismo no tiene cara. En abril la protección de la frontera era un detestable proyecto de la extrema derecha golpista. Ahora es un fantástico plan del progresismo pacifista”, ironizó.


FUENTE:
Clarín.com

0 comentarios: