02 abril 2011

BRASIL: ¿FX-2 Nuevamente en la Incertidumbre?

Los vaticinios de que el ex presidente Inazio Lula da Silva oficializaría la selección y compra de un nuevo avión de combate avanzado antes de dejar su cargo finalmente no se concretaron. El proyecto, que apunta a la dotar a la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) con entre 100 y 150 ejemplares de un nuevo avión de combate avanzado, adquiriendo inicialmente una partida de 36 aeronaves, se arrastra desde la década de los noventas.

Inicialmente conocido como FX, fue suspendido a principios de la década pasada y relanzado un par de años después como FX-2. La resolución del tema ha quedado en las manos de la nueva Presidenta, Sra. Dilma Rousseff, que según recientes declaraciones del ministro de Defensa, Sr. Nelson Jobim –confirmado en su cargo por la nueva administración- decidiría a más tardar en Junio próximo.

Pero la nueva jefa del gobierno brasileño ha iniciado su gestión subrayando reiteradamente que su gestión priorizará la inversión social, lo que ha sido leído por algunos observadores como un anuncio de recortes en el gasto militar que podrían traducirse en la reducción de algunos proyectos y la cancelación de otros. Pero las alternativas pueden ser varías en este complejo escenario. Una es que el nuevo gobierno decida aplazar la compra por algunos años, lo que implicaría abrir una nueva licitación. Esto daría una nueva oportunidad a BOEING de los EEUU con su F/A-18E SUPER HORNET y SAAB de Suecia con el JAS 39 GRIPEN NG, los dos contendores virtualmente descartados por la administración Lula en favor del RAFALE ofrecido por el fabricante francés DASSAULT. El avión de combate francés parece pasar por un mal momento, ya que ninguno de los esfuerzos por exportarlo ha dado resultados hasta ahora. A ello se suma la caída sobre Pakistán, en Noviembre pasado, de un RAFALE que había estado operando sobre Afganistán.

Una nueva licitación abrir la puerta a nuevos oferentes, como el consorcio europeo que fabrica el cazabombardero EUROFIGHTER TYPHOON, cuyos voceros ya han manifestado intención en participar de una eventual nueva competencia en Brasil. Otra posibilidad es que el nuevo gobierno decida solamente recortar el volumen y costo de la compra, reduciendo el tamaño de la primera partida –podría ser de sólo 24 aparatos en lugar de los 36 considerados inicialmente- y optando por el oferente más económico incluido en la lista corta. Esto podría favorecer a SAAB y su GRIPEN NG, pero BOEING bien podría dar una sorpresa en el proceso de renegociación que exigiría la compra de una partida menor a la considerada originalmente. Los próximos meses serán de incertidumbre para la FAB.


FUENTE:
Enfoque Estratégico

0 comentarios: