11 marzo 2010

Submarino ecuatoriano en proceso de modernización en Chile resultó afectado por tsunami



El submarino ecuatoriano BAE Shyri (SS-101), que estaba siendo sometido a trabajos de modernización y mantenimientos en los astilleros chilenos Asmar, resultó afectado por el tsunami que arrasó la costa de Chile tras el devastador terremoto. Los desperfectos no parecen graves.

El sumergible se encontraba en los Astilleros y Maestranzas de la Maestranzas de la Armada (Asmar) en la Base Naval de Talcahuano desde finales de 2008. En principio, estaba previsto que los trabajos destinados a extender su vida útil y modernizar varios sistemas estuviera terminados para mayo de 2011.

El Shyri, del tipo U-209, fue adquirido por Ecuador a Alemania y entregado el 5 de noviembre del 77.

El 2 de febrero del 2003, este submarino se incendió en el muelle de la Base Naval Sur y falleció Carlos Pérez Vélez, uno de sus tripulantes, al intentar salvar a sus compañeros. En esa fecha, el contralmirante Manuel Zapater Ramos dijo que el incendio se produjo porque el interior se había sido fumigado y en el proceso de aireación se inflamó. Tras su reparación, el Shyri estuvo listo en el 2005.

Amplia modernización

La Armada ecuatoriana concedió en 2008 a Asmar la modernización del BAE Shyri (SS-101) y del BAE Huancavilca (SS-102) en un concurso internacional por un monto de 120 millones de dólares. También se incluyó en esa operación la venta de dos fragatas británicas Leander a Quito. La modernización del Huancavilca estaba previsto que empezara en diciembre de este año y concluyera en 2012.

El programa incluye el mantenimiento y modernización de instalaciones, sistemas de combate, sonar, periscopios y armamento, para prolongar su vida útil por otros 20 años. Además de la renovación de su plataforma tecnológica, el Shyri dispondrá de torpedos pesados de última generación que permitirán aumentar su capacidad de maniobra en acciones de disuasión bélica.

Las olas del tsunami afectaron a las instalaciones de la base naval de Talcahuano, donde se encuentra el astillero, y produjeron importantes desperfectos e inundaciones. Según la Armada chilena, las pérdidas son millonarias y los daños enormes.

Asimismo, uno de los submarinos chilenos, el Carrera, fue sumergido y azotado contra el fondo marino, lo que le habría causado daños aún no cuantificados.




FUENTES:
Infodefensa
El Mercurio

0 comentarios: