05 febrero 2010

Corea del Sur dona aviones Cessna A-37B al Perú




La Fuerza Aérea del Perú (FAP) cuenta ahora con 8 nuevos aviones de combate Cessna A-37B, más conocidos como Dragonfly, los mismos que servirán como apoyo en las acciones en la zona del Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE) para ejercer control del espacio aéreo y para la instrucción de nuestros pilotos.

Las aeronaves, usadas pero en total operatividad, fueron donadas ayer por la República de Corea y entregadas oficialmente en una ceremonia desarrollada en la Base Aérea de Las Palmas a la que asistieron el ministro de Defensa, Rafael Rey; el viceministro de Defensa de Corea, Kim Joo Won; y el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Francisco Contreras.

Según explicó Rey, la donación incluye también 8 motores y repuestos para las aeronaves, lo que suma un total aproximado de 66 millones de dólares.

"Es una donación muy generosa, que además consiste en unos aviones que el Perú tiene, sólo que los tiene con una antigüedad de más de 25 años y que muy pocos están operativos. Por lo tanto, esto viene efectivamente a reemplazar una parte de nuestro equipo aéreo", sostuvo.

Asimismo, Rey señaló que los Dragonfly tendrán una gran utilidad en las operaciones que la FAP realice en "defensa de nuestra soberanía, en resguardo y vigilancia de nuestras fronteras y en el combate al narcoterrorismo en determinadas zonas del país".

En ese sentido, precisó que los A-37B actuarán en los ejercicios de control del espacio aéreo con Brasil y Colombia para la protección de la Amazonía, en cumplimiento del Tratado de Cooperación Amazónica firmado en 1968.

LIGERA Y RÁPIDA

Según el especialista en temas de Defensa, César Cruz, el Dragonfly es una aeronave muy maniobrable, ágil y rápida, que es empleada para ataques ligeros y en instrucción avanzada de pilotos.

"Nosotros, en 1975, compramos 36 de esos aviones y en 2001, Estados Unidos nos regaló 2 más para usarlos en la lucha contra el narcotráfico. En estos momentos quedan alrededor de 15, que están operativos. Estas naves nos caen del cielo porque son baratas de volar y son la base de los entrenamientos de los pilotos de combate", señaló.

Sostuvo que si bien los aviones donados tienen la misma antigüedad que los que posee la FAP, la diferencia radica en que los coreanos han tenido un mantenimiento mucho más prolijo.


FUENTE:
Diario Correo

0 comentarios: