RECIBENOS EN TU CORREO

ARTICULOS DEL MES

SEGUIDORES

TRANSLATE

VISITANTES

ESTADISTICAS

ETIQUETAS

BRASIL:

Todos sabemos por cual se decidirá... ¿porqué tanto aplazamiento?

MiG-29:

Reciente modernización a SMT

VENEZUELA:

¿Carrera armamentista o razonable precaución?

CHILE:

Profesionalismo y preparación





Colombia utilizó aviones no tripulados (drones) en 2009 y 2010 para espiar a Venezuela y localizó en ese país a jefes de las guerrillas FARC y ELN, pero el entonces presidente Álvaro Uribe no autorizó su captura, reveló hoy el que fuera su ministro de Defensa, Gabriel Silva.

“En ese momento estábamos al borde de una guerra, y no podíamos permitir que Colombia fuera invadido por Venezuela sin estar alertas”, sostuvo Silva en una entrevista con Caracol Radio.

Y agregó: “debo decir que varias veces (Uribe) me regañó por hacer operaciones de inteligencia en Venezuela para verificar que Venezuela no fuera a invadir a Colombia”.

El exministro de Defensa confirmó así la veracidad de unas declaraciones que entonces hizo el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, cuando denunció sobrevuelos de aeronaves no tripuladas en su país.

Silva recordó hoy que entonces él respondió que “eso era el trineo de Papá Noel”, por haber ocurrido en Navidad, y admitió que efectivamente las fuerzas de inteligencia colombianas tenían bajo vigilancia distintas actividades que ocurrían en Venezuela.

De hecho, agregó, los operativos espías permitieron localizar en Venezuela, cerca de la frontera con Colombia, al segundo al frente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y actual negociador de la paz en Cuba, “Iván Márquez”, y a algunos jefes del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Sin embargo, el exministro explicó que el propio Uribe desautorizó sus capturas y bloqueó las acciones encubiertas.

Esos hechos se dieron al término del gobierno de Uribe, en 2009 y 2010, cuando las relaciones diplomáticas entre los dos países las había roto Hugo Chávez, precisamente por las denuncias del Gobierno colombiano ante la Organización de Estados Americanos (OEA) en el sentido de que la nación vecina albergaba guerrilleros.

En una entrevista posterior con Caracol Radio, el exgobernante dijo que llevó entonces ante la OEA denuncias basadas en “nuevas informaciones de presencia de la guerrilla colombiana en Venezuela”.

Pero explicó que lo hizo tras esta reflexión personal: “si me quedo callado, no puedo mirar a mis compatriotas a los ojos. Estamos en las últimas semanas de gobierno, no tenemos tiempo para preparar un operativo, no hay tiempo”.

“¿Qué hicimos? Acudir a la OEA”, continuó Uribe, y apuntó que inexplicablemente su sucesor, Juan Manuel Santos, y Silva, ya como embajador colombiana en Washington, suspendieron dicho trámite para, a su juicio, “complacer a Chávez y a las FARC”.

Según Uribe, en el caso de jefes como “Iván Márquez” su idea era la de una operación junto a sectores de las fuerzas de seguridad venezolanas, y sostuvo que ojalá Silva le hubiera presentado planes para “haberlo apoyado con todo entusiasmo”.

Silva no entró en detalles de los planes, pero sobre “Iván Márquez”, alias de Luciano Marín Arango, indicó que “estaba bastante cerca de la frontera con Colombia”, por lo que las fuerzas de seguridad planearon una operación para “extraerlo” (capturarlo) que Uribe desautorizó.

“Eso era al final del Gobierno (de Uribe), él era el jefe de Estado y yo naturalmente acaté sus decisiones”, dijo Silva, al indicar que nadie sabe lo que hubiera ocurrido entre los dos países si se hubiera ejecutado en Venezuela un operativo contra “Iván Márquez”.

En el caso de los mandos del ELN, que no identificó, el exministro reveló que en algún momento fueron ubicados a cinco kilómetros del río Arauca, que marca la frontera este de Colombia con el país vecino.

“También teníamos una operación preparada, que no fue posible hacer”, dijo Silva, al expresar que Uribe la desautorizó por considerar que “el entorno político (…) no era el más favorable”.

Uribe consideró que Santos pasó de ser un “adalid” en la lucha contra lo que calificó como la “dictadura” venezolana a ser un “gran socio de Chávez”.

En alusión a Santos y a Silva, enfatizó: “estos burócratas se viven inventando fantasías del juego de la guerra para justificar su nueva amistad con el terrorismo”.



FUENTE:
El Nuevo Herald

Deja un comentario

Por favor: Evita comentarios insultantes y/o xenofóbicos, pues serán eliminados...